Pepe Castellano: Ara és l’hora, segadors, ahora es la hora…

Pues sí, catalanes, tal como dice el himno de Cataluña, ahora es la hora de estar alerta… pero es la hora de todos los catalanes porque de momento, los únicos que ahora están alerta son los catalanes minoritarios que utilizan el himno, la bandera y los símbolos que llaman suyos, como arma arrojadiza contra los que somos la mayoría de los ciudadanos de Cataluña. Ciudadanos, sí; porque somos Ciudadanos y no simples súbditos de las familias que llevan mangoneando Cataluña durante cientos años.

Hay quien mantiene que el himno de Cataluña hace un llamamiento para defender la libertad de la tierra (una crida per defensar la llibertat de la terra). Craso error, o sea, error grande, enorme, abultado, burdo, inexcusable, inadmisible, garrafal… porque la libertad de la tierra, de las hectáreas, no significa nada. A mi me preocupa y ocupa la libertad de las personas, diga lo que diga la letra de un himno que, por cierto, El profesor de etnomusicologia Jaume Ayats, en su libro ‘De cançó eròtica a himne nacional’, mantiene que ‘Els Segadors’ era una canción libidinosa.

Pero dejando de lado la erotica originaria, quiero escribir sobre la erótica del poder que es lo que en realidad subyace actualmente en el uso del himno y de los símbolos sobre los que apoyan el inmoral proceso en el que nos ha metido el  inútil gobierno de Artur Más, con sus Junqueras, AMI, ANC, sus Romevas y demás personajes y chiringuitos de este nuevo movimiento nacional, de éste régimen catalanista, obnubilados como están con el mantenimiento  del poder y utilizando un imposible independentismo en el que solamente los nacionalistas creen, porque la Cataluña triunfante ya era rica y plena antes de que llegaran al éxtasis soberanista para empobrecernos, para generar inestabilidad y a riesgo cierto de quebrar la paz social.

No hace falta que afilen las herramientas ni pretendan golpes de hoz porque no hay enemigos sino los millones de catalanes y demás españoles que queremos vivir en paz, somos una gran mayoría de catalanitos que nos vemos en la necesidad de movilizarnos para que el 27 de Septiembe no logren meternos en un callejón sin salida  pretendiendo romper el Estado más antiguo de Europa, somos una gran mayoría aunque una parte lleva muchos años inhibiéndose de las elecciones autonómicas y dejando hacer a los nacionalistas como si ese tipo de elecciones sólo a ellos les afectaran. Pero hasta aquí hemos llegado porque efectivamente ahora conviene segar cadenas; si, esas cadenas con las que vienen aherrojándonos los jerifaltes de un régimen que considera obligatorio el compartir su ideario o de lo contrario estigmatizan y niegan los derechos de ciudadanía a la mayoria de este país.

Lo dicho, Ara és l’hora, es la hora de todos los catalanes, la hora, el día 27 de Septiembre cuando cientos de miles, millones de cudadanos debemos ponernos en pié de guerra, en pacífico pie de guerra para acudir a las urnas a demostrarle a Mas, Junqueras y toda su camarilla que este ya era un país libre, quizás hasta que llegaron ellos, a exigirles que gobiernen y dejen de engañar a sus seguidores con el cuento independentista, que no sigan atentando contra nuestra paz social para que ellos continúen medrando y acaparando el poder… Ara és l’hora, a por ellos, a las armas, esas urnas que son nuestras mejores armas y la mejor razón frente al totalitarismo de los que esconden la cartera detrás de la bandera.

Pepe Castellano. Sepbre. de 2015

Nuevo blog de Agora Socialista

A %d blogueros les gusta esto: