Ya era hora de plantarse ante los nacionalistas

.

El bloque constitucional se organiza en Cataluña para ”desactivar el secesionismo”

Miles de personas en el Arco del Triunfo de Barcelona, con motivo de la última Diada de Cataluña. EFE/Quique García

Miles de personas en el Arco del Triunfo de Barcelona, con motivo de la última Diada de Cataluña. EFE/Quique García

Concordia Cívica recibe el apoyo de PP, PSOE, PSC y Ciudadanos con un ambicioso plan ”alternativo ante la manipulación de modelo excluyente del nacionalismo”

Seguir leyendo Ya era hora de plantarse ante los nacionalistas

¡EL LOBO, QUE VIENE EL LOBO!

lunes, 9 de enero de 2017

 

(Los peligrosos boababs del planeta del Principito)

  • En una de sus fábulas (El joven pastor y el lobo), Esopo narra la broma que un pastorcillo hizo a los vecinos del lugar. Un día, solo y aburrido mientras pastoreaba el rebaño comunal, empezó a gritar: ¡El lobo, que viene el lobo! A sus gritos, los lugareños acudieron raudos en su auxilio y constataron cómo el pastorcillo se desternillaba por la broma que les había gastado. Una semana más tarde, volvió a repetirla y los vecinos del pueblo volvieron a creerse el engaño. Periódicamente, el pastorcillo volvía a las andadas y los solidarios vecinos del pueblo siempre caían en la misma trampa. Un día, el lobo llegó de verdad. Entonces, el pastorcillo, muerto de miedo, comenzó a vociferar: “¡Socorro! ¡Que viene el lobo!” Pero, esta vez, nadie le creyó ni vino en su ayuda, ya que nadie cree a un mentiroso, aunque alguna vez diga la verdad. Y el lobo diezmó el rebaño.

Seguir leyendo ¡EL LOBO, QUE VIENE EL LOBO!

La sabiduria de Antonio Robles

  • La ley del embudo del catalanismo

    El catalán es lengua propia y el español, impropia, además de una amenaza para la supervivencia del catalán. De cajón.

    2016-07-14

    FÁBULA 1: Si despliegas de madrugada banderas españolas en Barcelona es vandalismo, y tú, un facha. Si inundas todos los pueblos de Cataluña a plena luz del día con senyeres estelades es patriotismo, y tú, un demócrata.

    MORALEJA 1: Adas, mozos y guardias urbanos actúan de inmediato y limpian la ciudad de banderas constitucionales en dos horas. Por contra, las miles de banderas independentistas que marcan el territorio de Cataluña ondean con el apoyo institucional de ayuntamientos, incluso en período electoral. Como prueba de coherencia, la marca territorial suele ser subvencionada con dinero público, y el vandalismo constitucional, multado. En Cataluña siempre hemos sido muy ecuánimes.

     

    FÁBULA 2: Si hablas catalán y te responden en español, es motivo denunciable por discriminación; si hablas español y te responden en catalán, es por tu bien.

  •  

    MORALEJA 2: Los denunciados suelen ser despedidos de sus puestos de trabajo, y los apóstoles del ecologismo lingüístico, premiados. ¡Qué menos!

     

    FÁBULA 3: Si rotulas sólo en catalán, construyes país. Si rotulas sólo en castellano, eres un jodido imperialista.

    MORALEJA 3: En el primer caso, te subvencionan por rotular en “la lengua propia”; en el segundo, te multan. ¡Como debe ser, hostias!

     

    FÁBULA 4: Si en español dices “Gerona” o “Lérida”, en lugar de “Girona” o “Lleida”, eres un colonialista lingüístico; si un catalanohablante habla en castellano y dice “Saragossa” o “A Coruña” para nombrar a Zaragoza o a La Coruña, entonces sí utiliza correctamente el lenguaje.

    MORALEJA 4: El catalanohablante puede nombrar los topónimos sin respetar sus usos en otras lenguas, pero en español has de adaptarlos al catalán, independientemente de si hablas en catalán o en castellano. ¡Qué manía tienen los hispanohablantes de decir “Londres” cuando podrían decir “London”!

     

    FÁBULA 5: Si pides enseñanza en lengua materna en catalán, es un derecho humano; si pides enseñanza en lengua materna en español, es una agresión al catalán.

    MORALEJA 5: El catalán es lengua propia y el español, impropia, además de una amenaza para la supervivencia del catalán. De cajón.

     

    FÁBULA 6: Eslogan de Llengua i Escola: Per un país de tots, l’escola en català! Si quieres una escuela bilingüe, rompes la cohesión social. ¡Pura lógica!

    MORALEJA 6: Como vemos con claridad, no sólo Cervantes, Santa Teresa y Leonardo da Vinci eran catalanes, sino que Aristóteles no fue el inspirador de la lógica, sino el catalanismo. ¡Tantos años ciegos!

     

    FÁBULA 7: El pueblo de Catalunya tiene el “derecho a decidir”… la independencia; los ciudadanos de Cataluña no tienen derecho a decidir la lengua en que sus hijos quieren estudiar, ni decidir si el dinero dedicado a subvencionar la prensa indepe o la construcción nacional sería mejor empleado en mejorar la sanidad pública, ayudar a los parados de larga duración, auxiliar a las mujeres maltratadas…

    MORALEJA 7: Los enemigos de Cataluña son muchos y aprovechan cualquier disculpa para romper la cohesión social. El “pueblo” de Cataluña tiene razón. ¡Si es que a veces nos pasamos, sin reparar en el daño que podemos ocasionar a Cataluña!

     

    FÁBULA 8: Si incumples las leyes constitucionales en nombre del derecho a decidir, es en legítima defensa de la democracia; si los Tribunales de Justicia condenan esos incumplimientos, son antidemocráticos y leguleyos de los partidos “anticatalanes”.

    MORALEJA 8: La democracia es lo que determina el catalanismo, no el Estado de Derecho español, controlado por los enemigos de Cataluña.

     

    FÁBULA 9: Si un político mete la mano en el dinero público, seguro que es español (Espanya ens roba); si se destapa la corrupción del 3% en Cataluña, es una campaña de las cloacas policiales del Estado español para desacreditar el independentismo.

    MORALEJA 9: Pujol, Prenafeta, Trias, Planasdemunt, Fèlix Millet y todos los acusados del 3% son unos santos. Urge que se levanten monumentos a los padres de la patria del 3%. ¡Qué menos!

     

    FÁBULA 10: Si “Cataluña” exige los papeles de Salamanca es porque es un expolio; si Aragón hace lo propio con el patrimonio eclesiástico de la Franja que expolió Cataluña, es intolerable. Aunque lo exija la mismísima Santa Sede.

    MORALEJA 10: Mañico, tú también te has dado cuenta, ¿noo?

     

    FÁBULA 11: Cataluña es la única comunidad que tiene todas sus ciudades conectadas por AVE. Lógico, Cataluña es una comunidad histórica. Extremadura y otras, no. ¡Sólo faltaría! ¡Qué derroche! ¡Menos mal que el nacional-catalanismo nos lo ha hecho ver!

    MORALEJA 11: Si el territorio español se vertebra para lograr que todos sus ciudadanos tengan las mismas oportunidades, Cataluña sería una comunidad como todas. ¿A dónde iríamos a parar! ¡Con todos esos vagos y maleantes del sur a nuestro nivel social! ¿Café para todos? No, gràcies!

     

    FÁBULA 12: Si descubres y colonizas América, es cosa de imperialistas; si aspiras a expandirte a els països catalans, es para reunificar Cataluña. Con un par.

    MORALEJA 12: ¡Para qué insistir!

     

    EL CINISMO COMO DEFENSA: Supongo que no se habrán tomado en serio tal esperpento. ¿Qué clase de ciudadanos seríamos si nos dejásemos vejar de tal manera?

     

    PD: Invito al lector a formular otras contradicciones. Y las expanda. Por dignidad, por vergüenza ajena… y propia.

     

    Fábulas y Moralejas del catalanismo (II)

    Antonio Robles

    2016-07-21        7

    El pasado jueves, día 14 de julio publiqué en estas páginas una serie de contradicciones del nacionalismo catalán bajo el título: “La ley del embudo del catalanismo (I)”. Invité a los lectores a que siguieran con la saga en las redes sociales. La acogida de las doce fábulas y sus respectivas moralejas, me han animado a continuarlas. Aquí van:

     

    FÁBULA 13: Si defiendes las corridas de toros en Cataluña eres un asesino y deben ser prohibidas; si defiendes los correbous (toros embolados con los cuernos convertidos en antorchas, enmaromados y demás), defiendes las tradiciones de Cataluña y deben ser preservadas. ¡Fíjense la tirria que nos tienen a los catalanes, que quieren equiparar el maltrato y muerte animal de las corridas de toros con el juego festivo de los correbous! A veces mueren ahogados, o se queman los ojos con el fuego…, pero sin querer. La gente les ayuda cuando se lesionan. Y es que ya saben, los toros en su bravura a veces se hacen daño solos. Una prueba más de que en este rincón del Mediterráneo somos más civilizados.

     

    MORALEJA 13: De todos es sabido, que las tradiciones españolas son crueles y de origen absolutista, y las catalanas cívicas y democráticas. ¿Qué fue sino la decisión mayoritaria del Parlamento de Cataluña de prohibir la fiesta nacional y preservar la tradición milenaria de los correbous en la misma sesión parlamentaria de 2010?

    FÁBULA 14: Si criticas a TVE, 13TV o Intereconomía, eres un defensor de la libertad de expresión; si haces lo propio con TV3, RAC1, o Catalunya Radio eres un agente de la caverna mediática.

     

    MORALEJA 14: TV3 es la televisión de Cataluña, la nostra, la bona; TVE, es la caverna mediática al servicio del Estado opresor. No había caído, pero bien mirado, la seva és la nostra, aunque no nos hubiéramos dado cuenta hasta ahora. Disculpas de nuevo.

     

    FÁBULA 15: Si Isabel Pantoja va a la cárcel por estafar a Hacienda (blanqueo de capitales) con una multa de 1.147.000 euros, es una muestra del poco compromiso cívico de los españoles con su sociedad; si el que defrauda a Hacienda es Messi con una multa mayor, 2.093.000 euros y sin cárcel, es porque quieren desestabilizar al Barça.

     

    MORALEJA 15: Las cloacas del Estado vienen jodiendo al Barça desde el robo de Alfredo Di Estéfano. De hecho, en Madrid lo primero que piensan en cuanto se levantan, es cómo joder a Cataluña. Jordi Pujol ya nos lo advirtió: “la presencia de la lengua castellana en Cataluña se debe a una violencia antigua”. Ahora lo vemos claro.

     

    FÁBULA 18: Si subvencionas con cientos de miles de euros la campaña “Por un país de todos, escuela en catalán”, colaboras a la cohesión social; si a alguien se le ocurriese dar la vuelta al calcetín y soltar: “Por un país de todos, escuela en español”, serías la reencarnación de Franco.

     

    MORALEJA 18: Si es que hay gente con ganas de crear problemas…

     

    FÁBULA 19: Si eres un nacionalista catalán, luchas por la libertad; si eres un nacionalista español, eres un franquista. Incluso sin ser ninguna de las dos cosas, sólo por ser español, ya eres sospechoso. Y si defiendes la unidad de España, un facha.

     

    MORALEJA 19: No es lo mismo ser nacionalista de una nación oprimida, que ser nacionalista de un Estado opresor. ¿Tan difícil es de verlo?

     

    P.D. Las paradojas son muchas y el espacio, limitado. Si vuelven a tener acogida y llaman a arrebato a los patriotas del monopolio de la razón, habré de hacer un esfuerzo para satisfacer sus instintos étnicos. ¡Qué grandes son los espejos y qué pequeñas las pupilas!

Seguir leyendo La sabiduria de Antonio Robles

La singularidad ‘nacional’ de Cataluña

.

La visión de la realidad española está deformada por la inmensa falsificación separatista, jamás combatida desde las instituciones.

2016-12-23 Artículo de Jesús Lainz

Por el momento son sólo frases, mensajes cortos, medias palabras, anticipos. Pero, dada la experiencia sufrida por los españoles desde que Suárez empezó a alzarse las enaguas ante los separatistas, alzamiento agravado paulatinamente, sin excepción, por Calvo-Sotelo, González, Aznar, Zapatero y Rajoy, nada bueno debemos esperar de los déspotas iletrados que desgobiernan desde Moncloa de espaldas a los españoles y en contra de la voluntad hasta de sus votantes.

Se habla de distensión, de consenso, de inexistencia de límites para el diálogo, de benevolencia judicial con quienes llevan años cometiendo todo tipo de delitos, de “gestos” con la lengua catalana –cuando la perseguida en Cataluña es la española–, de reforma constitucional para mimarles un poco más, de que algo habrá que conceder, de que alguna razón tendrán…

Siguen nuestros gobernantes sin comprender que el separatismo no está provocado por un problema de fondo del que los separatistas serían consecuencia, sino que son ellos los creadores de un problema, antes inexistente, mediante su paciente operación de lavado de cerebro masivo, eficaz tanto en Cataluña como en el resto de España e incluso más allá de nuestras fronteras, como veremos a continuación. Y también siguen sin comprender que, tras la primera siembra efectuada por Jordi Pujol, el español ejemplar, los que han regado generosamente el terreno han sido los gobernantes de Madrid. Gobernantes que, en un Estado de Derecho de verdad, hace ya muchos años que habrían pasado por los tribunales para responder por sus continuos incumplimientos de la ley, Constitución incluida.

Pero, ya que tan convencidos están de esa singularidad catalana que parece exigir que los españoles estemos perpetuamente dando la razón a los separatistas hasta el punto de incumplir, reformar y reinventar Constituciones para satisfacerles, plantearemos aquí una sencilla cuestión con la vana esperanza de obtener respuesta.

El Instituto Geográfico De Agostini publica desde hace ciento doce años su prestigioso Calendario Atlante, informadísimo atlas socioeconómico con información actualizada de todos los países del mundo. Como dato inicial apuntaremos que España queda dividida en los siguientes “grupos étnicos”: españoles (74,4%), catalanes (16,9%), gallegos (6,4%) y vascos (1,6%). Ya desde el principio sorprende la facilidad con la que se identifica lo castellano –para ser precisos, las provincias monolingües– con lo español, quedando el resto excluido de dicha categoría.

Pero lo más interesante proviene de la comparación con otros países. Alemania, por ejemplo, queda dividida étnicamente entre un 92% de alemanes y el resto subdividido entre ciudadanos de otras nacionalidades presentes en suelo alemán, es decir, la población emigrante (turcos, yugoslavos, italianos, griegos, etc). No se considera a prusianos, sajones, renanos o bávaros como grupos diferenciables, a pesar de sus muy notables diferencias históricas, dialectales, culturales y religiosas, muchas de ellas mayores que las existentes entre las regiones españolas. Para empezar, la gran línea divisoria, de medio milenio de antigüedad, entre católicos y protestantes. Y continuando con el hecho de que no conformaron una unidad política hasta hace ciento cuarenta años, tras una guerra entre bávaros y prusianos en 1866, algo inimaginable en España.

En el Reino Unido pasa lo mismo: los grupos étnicos a considerar están definidos por el color de la piel: un 92% de blancos en contraste con los grupos extraeuropeos (hindúes, negros y pakistaníes). No se menciona ni a galeses ni a escoceses, naciones reconocidas constitucionalmente y de personalidad histórica, étnica y lingüística indudablemente no menor que la que gallegos, vascos y catalanes tienen en relación con el conjunto de España.

Lo mismo sucede con Italia, donde no se hace matiz alguno entre tiroleses, sardos, piamonteses, lombardos y sicilianos, a todos los cuales se considera igualmente italianos sin atender a las divisiones históricas, culturales y lingüísticas, mucho más numerosas y profundas que las existentes en España. ¿Por qué las zonas lingüísticas italianas, de enorme contraste, no son consideradas constituyentes de entidades étnicas singularizables, mientras que en España sí? ¿Por qué los vascos, mayoritariamente hispanohablantes, son considerados distintos de los españoles y los sudtiroleses, mayoritariamente germanohablantes, no son considerados distintos de los italianos? ¿Por qué los catalanohablantes de España son considerados étnicamente distintos y los de Cerdeña no? ¿Cuál es la causa de esta sorprendente diferencia de criterios?

Y, finalmente, el caso más cercano y de contradicción más evidente: Francia. Porque la población francesa queda dividida, una vez más, entre un 93% de franceses y el resto repartido entre argelinos, senegaleses, cameruneses, marroquíes, turcos, españoles, portugueses, italianos y otros. Es decir, que las únicas divisiones étnicas rastreables en suelo galo son las referidas a los emigrantes extranjeros. No se menciona ni a corsos ni a normandos ni a bretones ni a gascones ni a provenzales ni a alsacianos, de peculiaridades culturales y lingüísticas no menores que las existentes en España.

Pero lo más sorprendente de todo es que los vascofranceses y los catalanofranceses no son considerados constituyentes de una unidad étnica diferenciada en el conjunto de Francia, mientras que los vascoespañoles y los catalanoespañoles sí.

¿Por qué?

Como ningún responsable político dará nunca ninguna respuesta, la daremos nosotros: porque la visión de la realidad española está deformada por la inmensa falsificación separatista, jamás combatida desde las instituciones.

Por eso se la han tragado sin rechistar los catalanes, los españoles –empezando por sus ignorantísimos políticos– y los extranjeros.

Puigdemont, Forcadell y compañía, asociación para delinquir

  • Texto remitido por el compañero Pepe Castellano:Sólo hace unos días que el Tribunal  Constitucional acordaba paralizar la convocatoria del referéndum en Cataluña y advertía a Forcadell y Puigdemont de su deber de cumplir la ley cuando hoy, según leemos en el Digital del diario El Mundo el texto que reproducimos a continuación no sin antes hacer una pregunta a la que el Gobierno Central y la judicatura deberían responder: ¿No creen que una vez más existen motivos más que sobrados para aplicar las leyes llevando a Forcadell y Puigdemont ante los tribunales por el delito más que presunto de asociación para delinquir?
    Seguir leyendo Puigdemont, Forcadell y compañía, asociación para delinquir

En defensa de la Constitución

La Presidenta del Parlamento de Cataluña, los miembros de la Mesa ­del Parlamento y el secretario general de la Cámara autonómica tienen, a partir de ahora, veinte días, para emitir los informes “acerca de si las actuaciones parlamentarias que dieron lugar a la aprobación de la Resolución 306/XI”, han contravenido la sentencia del 2 de diciembre de 2015 que anulaba la declaración independentista del Parlament del 9 de noviembre del mismo año.

 

El pasado 19 de octubre, la Fiscalía se querelló contra Forcadell por permitir, el pasado 27 de julio, la votación sobre el proceso soberanista pese a la prohibición expresa del Tribunal Constitucional. El ministerio público reprochó a la presidenta de la Cámara regional su “total desprecio” a la Constitución de 1978 y la acusó de usar “torticeramente” la presidencia del Parlament.

Texto remitido por Antonio Robles

Por la igualdad y la unidad de todos los españoles. Indignados con el independentismo

Centro Izquierda Nacional, el partido que impulsa Antonio Robles, ha emitido un comunicado en respuesta a los independentistas.

Centro Izquierda Nacional (CINC) 2016-11-30    11          

El partido impulsado por Antonio Robles, Centro Izquierda Nacional, ha impulsado un manifiesto en el que llaman a la unidad de todos los españoles ante el desafío separatista y piden a la ciudadanía que se sume.

Por su interés, reproducimos de forma íntegra el comunicado.

Se equivocan quienes separan los problemas sociales de los nacionales. Se equivocan quienes pretenden seducir a quienes no quieren ser seducidos, quienes tratan de apaciguar a quienes usan el enfrentamiento, el chantaje y la amenaza como su principal arma política.

Los nacionalistas quieren aprovechar la actual debilidad del Gobierno y el desconcierto de la oposición para avanzar en su proyecto y convertir la independencia en un hecho irreversible. Nuestra indignación contra el independentismo es inseparable de la lucha contra la desigualdad y el deterioro social, la injusticia y el mantenimiento de los privilegios, el interés de minorías ambiciosas y corruptas a las que nada importa el presente y el futuro de la mayoría de los ciudadanos.

Después de un año sin Gobierno, la nueva situación política, lejos de aliviar nuestra preocupación por la crisis institucional y social, empieza a dar síntomas alarmantes de un profundo deterioro que afecta a nuestra democracia y convivencia. La debilidad del Gobierno y su incapacidad para establecer una sólida alianza en torno a los problemas más acuciantes de nuestra sociedad, está permitiendo el avance de un frente antidemocrático, anticonstitucional y antinacional, ante el que ninguno de los partidos dominantes está planteando una respuesta adecuada a su gravedad. Movidos por estrategias y cálculos electoralistas, y empeñados en mantener sus privilegios e intereses, muestran una ceguera y una irresponsabilidad tan peligrosas como la incertidumbre y la desconfianza que provocan en los ciudadanos. Esta falta de conciencia y responsabilidad les lleva a tachar de alarmistas a quienes denunciamos su pasividad y su despreocupación por el futuro y el destino común de la mayoría de españoles.

Por un lado, el Gobierno ha iniciado un acercamiento a las posiciones independentistas, no para dar respuesta a una mayoría de ciudadanos que viven preocupados por el avance del separatismo nacionalista que ahora los margina y luego los excluiría de España, sino para ofrecer una salida a los independentistas, salida que no puede ser otra que plegarse a sus exigencias.

Ni siquiera ha puesto como condición el respeto a la Constitución y el cumplimiento de las sentencias y leyes democráticas sistemáticamente despreciadas por las autoridades autonómicas y los ayuntamientos promotores del secesionismo.

Con cobardía y connivencia, el Gobierno es incapaz de frenar la utilización que los separatistas hacen de las instituciones y el dinero público para construir una independencia de hecho que haga imposible la vuelta al orden constitucional.

No podemos aceptar que se disfrace de diálogo lo que no es otra cosa que claudicación y desprecio a la voluntad y los derechos de todos los españoles.

El PSOE, por su lado, es incapaz de asumir su responsabilidad como partido nacional y de izquierdas. La posición del PSC y el reciente acuerdo entre el PNV y el PSE indican que ha dejado de tener un proyecto común español para someterse a los intereses de las minorías nacionalistas conservadoras, preocupadas sólo por mantener y ampliar su poder político y económico. En los 70 folios de su acuerdo con los nacionalistas vascos no hay una sola referencia a España ni a la situación o el interés común de los españoles. Todo su discurso asume de hecho la existencia de una Euskadi económica, social y políticamente independiente. El documento, además de blanquear el terrorismo de ETA, está lleno de vaguedades sobre política social, pero se vuelve exigente al defender lo que llama “más y mejor autogobierno”, que no es otra cosa que alcanzar una independencia camuflada de autogobierno. La parte esencial del acuerdo exige la transferencia de 40 competencias exclusivas del Estado, al tiempo que incluye el “Reconocimiento de Euskadi como nación. Reconocimiento del derecho a decidir del Pueblo Vasco y su ejercicio pactado en un marco de negociación y acuerdo dentro del ordenamiento jurídico vigente en cada momento”. Ni una sola alusión a la Constitución que impide reconocer a Euskadi como nación y en la que no cabe ningún derecho a decidir. Obsérvese el circunloquio: “¡Dentro del ordenamiento jurídico vigente en cada momento!” O sea, cumpliendo la ley, o interpretándola, o estableciendo otras leyes, según convenga en cada momento. Y para acabar, referéndum de ratificación por “la ciudadanía”(?), no por todos los españoles, si nos atenemos al espíritu del texto. Ambigüedad calculada. La misma estrategia llevada a cabo por los independentistas catalanes.

El “problema” de Cataluña es el mismo que el del País Vasco, porque los dos son un único y mismo problema: el de la disolución de la España democrática y el Estado de Derecho.

A la pérdida de confianza en estos partidos hemos de añadir la actuación del tercer partido del Parlamento, que se ha convertido en el principal defensor e impulsor de las aspiraciones independentistas, empeñándose día a día en deslegitimar el Estado democrático y destruir la unidad nacional. Frente a ello hemos de afirmar que no existe hoy mejor garantía para asegurar la igualdad y la solidaridad entre todos los trabajadores y todos los ciudadanos que la defensa de una España unida y democrática. No es posible encarar los graves problemas sociales que afectan hoy a una mayoría de españoles si al mismo tiempo no solucionamos la crisis institucional, territorial y nacional que paraliza todo proyecto común e ignora el interés general.

Sólo desde la más abyecta manipulación puede alguien erigirse en defensor de los más desfavorecidos mientras apoya el poder de las minorías nacionalistas, ambiciosas e insolidarias, verdaderas castas a las que los problemas sociales nunca les han quitado el sueño. Prestarse a tan burda utilización desde posiciones de izquierda es aún más inadmisible. Pretender solucionar la crisis social (paro, subempleo, pobreza, sueldos de esclavitud, sobreexplotación laboral, pérdida de derechos sociales, deterioro de los servicios públicos y las pensiones), territorializando los problemas, desmoronando el sistema social y jurídico común, destruyendo el actual Estado democrático para sustituirlo por una serie de Estados desiguales, troceando el poder político y enfrentando a los ciudadanos de un territorio con los de otro; hacer pasar por política de izquierdas un proyecto tan reaccionario y antisocial, solo puede entenderse como una maniobra apoyada por intereses particulares, no sólo personales, sino de minorías poderosas de dentro y fuera de nuestro país.

Lo que fue un movimiento espontáneo de protesta, que no distinguió entre territorios ni élites contra las que se dirigía, ha acabado siendo absorbido por proyectos territoriales, desvirtuando el sentido de la indignación y canalizándola hacia las reivindicaciones nacionalistas.

La trampa ha consistido en borrar la identidad social y económica, la que une a todos los trabajadores, para sustituirla por una identidad imaginaria basada en la lengua, la historia o el territorio, donde se mezclan explotadores y explotados, privilegiados y excluidos, y cuyo objetivo último es redistribuir el poder entre los poderosos.

Frente a todo ello, poco podemos esperar de una clase política y empresarial que se muestra condescendiente y pasiva ante el riesgo de desmoronamiento del Estado y la democracia, preocupada sólo por mantener su poder, sus privilegios e intereses. Debemos tomar conciencia de que hemos de ser los ciudadanos, los trabajadores, los asalariados y las clases medias, quienes asumamos la tarea de defender la idea nacional, democrática e igualitaria de todos los españoles, negándonos a aceptar las maniobras y apaños que urdan entre sí las élites territoriales y nacionales, apoyadas por los partidos políticos que se están encargando de adormecer a los ciudadanos, de convencernos de que todo se solucionará pacífica y democráticamente, que no debemos preocuparnos por un asunto que ya provoca el hastío entre muchos ciudadanos.

No queremos resignarnos ni engañarnos creyendo que el tiempo solucionará lo que cada día se deteriora y agrava. Ni la democracia, ni el Estado del Bienestar, ni los derechos y servicios sociales, ni las pensiones, ni el desarrollo material logrado con el sacrificio y el trabajo de todos, nada de esto está asegurado ni podrá sostenerse si el orden constitucional que hoy nos protege y mantiene unidos desaparece.

Nuestro propósito es alertar de la grave situación que atraviesa nuestro país para que todos asumamos nuestra responsabilidad. Sólo si una mayoría de ciudadanos toma conciencia del riesgo y la amenaza que para su vida cotidiana, para su presente y su futuro, entrañan los proyectos independentistas y antisociales; sólo si tomamos una actitud decidida y beligerante ante el avance del separatismo, sólo de este modo podremos sustituir el odio, el rencor y el enfrentamiento que hoy empiezan a extenderse, por la unidad, la fraternidad y la solidaridad entre todos los españoles.

Hacemos un llamamiento para que quienes compartan nuestra preocupación e indignación, se adhieran a este comunicado, lo apoyen y difundan.

El verdadero Serrano Suñer

No sólo era un putero, tambien un asesino!

Por Alba Martínez @Albita_m_g

Telecinco ha estrenado una nueva serie, ‘Lo que escondían sus ojos’. Protagonizada por Blanca Suárez y Rubén Cortada, nos traslada a la época de Franco y cuenta la historia de Ramón Serrano.

Sin embargo, lejos de la realidad, el protagonista, a simple vista, es un triunfador rodeado de glamour al que cuesta más odiarlo que admirarlo. La serie se centra las las historias adúlteras del cuñado y mano derecha de Franco. Quizá está temática sirva para liderar los índices de audiencia, pero deja de lado  a todos aquellos que sufrieron la represión franquista y las decisiones que tomó este sujeto.

El verdadero Ramón Serrano

Cuñado de Franco y amigo de Primo de Rivera. Tras la proclamación de la Segunda República defendió la necesidad de un gobierno autoritario que restableciera el orden y los valores tradicionales españoles. Al producirse el golpe de Estado el 18 de julio de 1936, fue detenido pero consiguió escabullirse y pasar a formar parte del bando de los sublevados.

Al erigirse Franco como jefe de Estado, Suñer paso a ser su mano derecha y consejero político. Fue nombrado Ministro del Interior en 1938. Sus más ansiados deseos eran estrechar lazos con Alemania y perseguir a los enemigos del régimen.

Creó un organismo para recuperar y clasificar la información incautada en las sedes de los partidos y sindicatos republicanos. El fin de esta documentación era encarcelar y asesinar a hombres y mujeres por el único delito de haber militado en esas formaciones políticas. También consiguió junto a Heinrich Himmler, que la Gestapo y la policía española colaboraran en la persecución de los disidentes.

Otra de sus hazañas fue la de entregar a los refugiados españoles que residían en Francia al ejército alemán durante la invasión nazi de dicho país. Envió a Berlín y a Vichy listados con los nombres de centenares de dirigentes y simpatizantes republicanos. Entre ellos se encontraban el presidente de la Generalitat Lluís Companys o los ministros Zugazagoitia y Peiró, quienes fueron entregados por los nazis al ejército franquista y fusilados.

No contento con esto, mandó sacar a los presos españoles de los campos de prisioneros y los envió al campo de concentración de Mauthausen (uno de los más grandes de Alemania). Gracias a Suñer muerieron unos 5.500 hombres, mujeres y niños en este y otros campos de concentración.  Eduardo Escot, deportado 5151 fue uno de los presos de Mauthausen. En el siguiente vídeo relata el calvario vivido y deja claro que “Serrano Suñer, Ministro de la Gobernación   del gobierno de Franco es el que ha dicho que nos metan en campos de concentración, así es que el responsable primero de todos los que han ido a los campos de concentración ha sido Serrano Suñer”:

También miles de judíos de origen sefardí a los que el régimen de Franco pudo haber salvado acabaron en cámaras de gas gracias al cuñado de Franco.

Sin embargo, todas estas víctimas quedan olvidadas en esta serie sobre su vida sin ningún respeto por la memoria histórica y las víctimas de la represión franquista. El único defecto que según Telecinco tenía este señor era desear a la mujer del prójimo.

Nuevo blog de Agora Socialista