A vueltas con la relación PSC-PSOE

Jose Castellano

Últimamente se vienen publicando numerosas opiniones o informaciones relacionadas con modificaciones en la actual relación entre PSC y PSOE. Yo participé muy activa y críticamente en el proceso de unificación de los socialistas catalane (Federación Socialista Catalana PSOE más PSC (congrés) más PSC (reagrupament) y algunos independientes que se habían ido agregando a cada una de esas tres formaciones. A mi entender, los aspectos más duros de los acuerdos para unificar en una tods esas fuerzas y que son los que me hacían oponerme o ser muy exigente con las formas de la unidad eran diversos: 1) La certeza de que se trataba de formaciones con muy diferenciada cultura y práctica políticas. 2) Lo que entendíamos como obligación de afiliación en UGT, el sindicato hermano, para todos los socialistas mientras que los restantes pretendidos socios o militaban en CCOO e incluso ni eso.

3) El componente de los afiliados al PSOE, muy numerosos, eran trabajadores por cuenta ajena mientras que en los dos PSC había trabajadores y técnicos o profesiones liberales en general altamente cualificados pero también empresarios de diversos tamaños de empresas. 4) Ello nos hacia temer que estos sectores aspirasen a un partido de cuadros que ellos encabezaran. 5) Otro problema que se planteó con virulencia desde las primeras fases de la unidad fue el comprobar lo que algunos ya sabíamos: Que la Federació preconizaba una fuerza socialista catalana federada en el PSOE del mismo modo creíamos en una Cataluña dentro de España. 6) Sin embargo, los dos PSC pretendían una fuerza política a imagen y semejanza de la Cataluña cuasi independiente que ya venían reivindicando los nacionalistas y muchos militantes de las izquierdas. 7) Los temores que muchos críticos con el proceso de unidad habíamos ido expresando desde el primer momento se confirmaron porque, al final, lo que se parió fué una unidad asimétrica con un PSC-PSOE que tenía muchas competencias en la política de ámbito estatal y una importantísima participación en los órganos y en las políticas del PSOE. 8) Por el contrario, el PSOE prácticamente no tenía nada que decir ni que pintar en la organización, órganos y políticas del PSC.

9) Fuimos muchos los militantes que a pesar de todo lo anterior, aceptamos y participamos en el nuevo Partit Dels Socialistes de Catalunya (PSC-PSOE) por disciplina y porque deseábamos que la unidad era un acto histórico y un servicio a la ciudadanía y sobre todo a las gentes de izquierdas. 10) Pero también fueron muchísimos los que abandonaron el nuevo partido descontentos con la naturaleza del mismo. 11) También es cierto que la unidad trajo también algunas nuevas incorporaciones, muchas menos de la bajas que habíamos tenido.

 12) Lo cierto que el nuevo partido, tanto por méritos propios como por desastres habidos en otras fueras políticas, llegó a convertirse en la primera fuerza política de Catalunya (numerosos miembros en el Congreso y el Senado, notable número de diputados autonómicos y sobre todo gobiernos en la mayoría de los grandes ayuntamientos.

13) Pero la deriva nacionalista pretendiendo competir con ERC y CIU era imparable. 14) Hasta tuvieron la desfachatez de reducir el nombre acordado en la unidad dejándolo en un escueto PSC eliminando toda referencia al PSOE y encima poniendo la C de Cataluña con trazo muy grueso para resaltar sobre la P y la S. 15) Y eso se hizo a pesar de que la sangría de bajas continuaban y de que comparando los resultados electorales eran muy bueno cuando las elecciones generales y municipales pero cada vez más menguados en las autonómicas hasta que el actual Grupo Parlamentario Autonómico es, en este momento poco menos que testimonial y de que se han perdido muchísimas concejalías y alcaldías.

16) Aunque en las relaciones del partido en Cataluña con el partido del nivel federal siempre fueron mejorables sobre todo porque el PSC ha sabido aprovechar bien la asimetrìa derivada de los acuerdos en vigor, la cosa se ha agravado recientemente y en todos los ámbitos del socialismo se ve con estupor que los representantes del PSC en el Comité Federal participaron de importantes deliberaciones y las votaron pero inmediatamente convocaron a su Consell Nacional donde los que estuvieron en el Federal propusieron lo contrario de lo allí acordado y rompieron la disciplina cambiando el sentido de su voto. 17) Ello arroja serias dudas de que entienden los dirigentes del PSC como el debido respeto hacia procesos democráticos y hay un notable malestar en amplios sectores de la militancia y la dirección federales.

18) A todo ello, se une el malestar acumulado durante muchos años en los descontentos por la deriva del PSC hacia el nacionalismo y porque demasiada gente no ha podido presumir de un carnet socialista en su bolsillo por rechazo hacia esa deriva de manera que existe el riesgo de que las recientes o las próximas gotas colmen el vaso porque, ahora si, existen notorios sectores que se vienen agrupando y exigiendo la reactivación de la Federació Socialista Catalana del PSOE. 19) Yo por mi parte y por mantener la disciplina de un proceso unitario en el que participé, no he participado en esas exigencias, entre otras cosas porque hace años me cansé de participar en un PSC en el que ya no reconocía y retorné a militar directamente en una Agrupación del PSOE en Andalucía.

Anuncios