Así cayó Barcelona

Cataluña se ha echado absurdamente al monte, dejando que los bárbaros entraran a saco en la ciudad

El despropósito organizativo del Mobile World Congress no ha sido inocente ni una fatalidad inevitable. Ha sido la inexorable consecuencia de la calamidad de los dos populismos que asolan Cataluña, del cóctel letal y agitado de la extrema izquierda y del independentismo. Quizá todavía alguien crea que Ada Colau llegó a alcaldesa por casualidad o por haber ganado las elecciones por un escaño de diferencia. Es una idea falsa.

Continúa leyendo

Anuncios