Un vaso con cianuro

No existe en el PP un solo dirigente que albergue, a partes iguales, tanto odio y desprecio al PSOE como Pablo Iglesias. Y eso lo sabe mejor que nadie Pedro Sánchez. La campaña electoral de Podemos se construyó sobre la idea de que el PSOE es un artefacto sospechoso, al servicio de la oligarquía financiera. Para que la idea calase inventaron puestos en consejos de administración, se mofaron de Felipe González, aludieron a oscuros pactos para perpetuar al establishment… Podemos fue en su origen la carcoma que terminó por devorar a IU -recuerden, nació como una plataforma para forzar un simple proceso de primarias-, su objetivo ahora es mucho más ambicioso: fundar un nuevo bipartidismo sobre un PSOE reducido a serrín.

Clicar para leer a Rafael Latorre en El Español> 4/1/2016

Anuncios