El público eran unas 70 personas. La mayoría jubilados y catalano-hablantes. Obreros como tal, casi ninguno. Y la intervención más aplaudida no fue la de ninguno de los ponentes sino la de un sindicalista prejubilado que terminó su diatriba contra el sistema capitalista diciendo que él no iba a votar a Junts pel Sí: “¿Cómo voy a votar a los hombres que han permitido la reforma laboral que nos ha hecho estar así?” Por cierto, fue la única intervención en castellano.

Clicar para leer a Marcos Lamelas en El Confidencial> 11/9/2015

Anuncios