Artur Mas propone un ‘putsch’:

… Las clases medias y altas son mucho más independentistas que las populares y mediobajas. Los trabajadores castellanohablantes del cinturón son refractarios al secesionismo, pero están desmovilizados. El conflicto de clases no está ausente en el debate. El golpe de Mas es un putsch (en alemán, un empujón) bajo apariencia democrática. Pretende sustituir un referéndum legal y acordado, que el nacionalismo solo ha pedido con la boca pequeña, por unas plebiscitarias. Y solo obteniendo la mayoría absoluta, sin alcanzar los 2/3 del Parlament…

Clicar aquí para leer a Joaquim Coll en El Periódico

Anuncios