Ni sectarios ni identitarios. De izquierdas y solidarios

A la burguesía catalana ya no le apetece ser española, ya ha ordeñado bastante la vaca. Los privilegios del proteccionismo que en su día le garantizó España no le sirven en el juego global. Conscientes de la debilidad de los actuales estados-nación quieren ser el ratón preferido de las grandes corporaciones multinacionales. Para muestra un botón en forma de una Eurovegas catalanizada: BCN World… La partitura estaba escrita y con mayor o menor fidelidad se ha estado ejecutando, in crescendo, eso si, desde el día en que la izquierda cedió a Pujol el gobierno de la Generalitat tras las primeras elecciones autonómicas.

Clicar aquí para leer este excelente artículo de Vicente Serrano

Anuncios