En castellano, por favor!

Ha pasado el tiempo de cargar con la responsabilidad de los reveses legales sufridos por la lengua catalana. Como si alguno de nosotros hubiera tenido culpa alguna de las políticas excluyentes de la dictadura. Ha pasado el tiempo de tragarse el cuento de la desaparición del catalán. No es de recibo que unos catalanes utilicen la supuesta debilidad de una lengua para excluir de derechos a catalanes de otra. No puede ser que la defensa de la lengua por parte de unos sea legítima, y la de los otros, una agresión. El cuento es demasiado descarado. Quien quiera imponer una lengua en exclusiva que cargue con el estigma fascista que conlleva y deje de ampararse en banderas, naciones o ecologías lingüísticas. O como dice el Blogger, “en Castellá, si us plau” y en catalán también!

Clicar para leer a Antonio Robles en Crónica Global> 3/2/2015

*****

Anuncios