Soneto Diario, por Jesús Royo Arpón – 26.11.2014

 jesus                 El pequeño Nicolás ha entrado por méritos propios en el retablo de la picaresca hispana

 

¿Cómo calificar a Nicolás,

en pequeño liante, el miniagente

amigo del amigo del pariente,

conseguidor por la puerta de atrás,

vendedor de poción de Fierabrás,

felicitado por la mejor gente,

atento a todo, a todo displicente,

siempre presto a ayudar, como el que más?

Yo, por su inmenso rostro de granito

y su aire de bondad de pan bendito,

de amigo, de amiguito y de amigote,

por cubrir sus delirios con tal jeta

pondría, en redondilla, en su tarjeta:

“pequeño Nicolás, Rey del Pegote”.