Elecciones europeas: Comunicado de Ágora Socialista

… El PSOE sigue acomplejado con los nacionalismos periféricos y mostrando su incapacidad para aglutinar el voto de izquierdas cuyos escaños ganan aunque fragmentados permiten que el PP siga ganando elecciones… Por lo que se refiere al voto socialista (En Cataluña), lamentablemente vienen a confirmar la tendencia de anteriores comicios con la debacle del PSC que obtiene ahora un pírrico 14’2 por ciento, casi 22 puntos menos de los que obtuvo en 2009 y ocho puntos menos que los que obtiene ahora el PSOE en el conjunto de España.  

ÁGORA SOCIALISTA, EN RELACIÓN CON LOS RESULTADOS DE LAS ELECCIONES EUROPEAS/2014, MANIFIESTA:

En primer lugar cabe destacar que la abstención ha descendido unas décimas en el conjunto de España, aunque sigue siendo preocupante por afectar a más de la mitad de los electores.

El soberanismo presume de que en Catalunya se vota mas,  (47%) la verdad es que se viene de una participación muy baja (37%) y lo único que ha pasado es que se ha puesto a nivel nacional (45%).

Y a mayor abundamiento, en la Rioja, Madrid etc. la participación ha sido mayor que en Cataluña ¿Acaso son más soberanistas?

Con tales niveles de abstención, estos resultados no son extrapolables  a otras elecciones.

En cuanto a los resultados de las dos fuerzas mayoritarias, gana el PP con 26`6 por ciento de votos, tres puntos más que los obtenidos por el PSOE, manteniéndose las distancias que se dieron en las anteriores elecciones europeas y perdiendo prácticamente dieciséis puntos porcentuales cada uno, respecto de 2009.

De ese retroceso de PP y PSOE resultan beneficiados sobre todo Izquierda Unida, Podemos y UPyD con 9’8, 7’8 y 6’4 por ciento, respectivamente que, en el dudoso caso de que se mantenga esa tendencia, acarrearía el fin del bipartidismo e incluso una dificultosa gobernabilidad en el Congreso de los Diputados.

El PSOE sigue acomplejado con los nacionalismos periféricos y  mostrando su incapacidad  para aglutinar el voto de izquierdas cuyos escaños ganan aunque fragmentados permiten que el PP siga ganando elecciones.

En todo caso, lo cierto es que los dos partidos mayoritarios están obligados a hacérselo mirar, siendo así que Rubalcaba ha asumido los malos resultados obtenidos por el PSOE y convocado para Julio un Congreso extraordinario que debe ser la ocasión para provocar la auténtica renovación y una verdadera revisión crítica del zapaterismo que a fin de cuentas está en el origen de buena parte de los actuales problemas que padece el socialismo español.

En cuanto al PP, el dontancredismo crónico de Mariano Rajoy y los intereses de la derecha extrema a los que tan servilmente buscan seguir atendiendo, junto con la pobre excusa de haber ganado al PSOE, van a permitirles que, agarrados a la mayoría absoluta, continúen desmantelando lo poco que queda del estado de bienestar y atropellando derechos y las libertades que son las características principales de este nefasto gobierno.

A tales plagas que tras los resultados electorales amenazan continuar asolando a todos los españoles, hemos de añadir las plagas de origen estrictamente catalán: Los tremendos recortes en políticas sociales que lleva a cabo la coalición CiU + ERC y la amenaza independentista que comparten ambos con los tontos útiles de Iniciativa y diversos tránfugas del PSC, sectores todos ellos cuya movilización ha provocado una considerable disminución de la abstención en Cataluña.

Por partidos, los resultados muestran un leve retroceso de CiU (poco más de medio punto) que obtiene un 21’7 mientras que ERC sube más de 14 puntos y alcanza un 23’6 lo que le permite ganar unas elecciones en Cataluña por primera vez. De todas formas, entre las autonómicas y estas elecciones, trescientos mil independentistas se han quedado en casa aparte de que las CUp no se presentaban por lo que muchos votos fueron a ERC cuyo porcentaje, en realidad, solo representa un 12% del censo electoral.

Por otra parte, este triunfo de los independentistas confirma algo que algunos ya habíamos advertido: Que en determinadas ocasiones históricas sus espectaculares crecimientos se produjeron cuando de manera oportunista aprovechaban la desidia o la necesidad de otros partidos que se dejan parasitar, como recientemente sucediera con los tripartitos de Maragall y Montilla o ahora mismo con CiU/Artur Más quienes ya empiezan a sufrir la consecuencias del aventurerismo de ERC al que, o se le pone coto urgentemente, o lo pagaremos muy caro los catalanes y el conjunto de los españoles.

Por lo que se refiere al voto socialista, lamentablemente vienen a confirmar  la tendencia de anteriores comicios con la debacle del PSC que obtiene ahora un pírrico 14’2 por ciento, casi 22 puntos menos de los que obtuvo en 2009 y ocho puntos menos que los que obtiene ahora el PSOE en el conjunto de España.

El PSC pierde pues casi dos tercios del porcentaje que obtuvo en 2009 con lo que el escenario amenaza dejarle reducido a una triste irrelevancia que además acarrearía la imposibilidad de que en mucho tiempo se pueda desalojar al PP del  gobierno central.

A pesar de ello y al contrario de la convocatoria de Congresos por el Partido Socialista de Euskadi y por el PSOE a nivel federal, la dirección del PSC se enroca convocando un Consell Nacional en el que todo está controlado de antemano y, como mucho, renovarán algún cargo por razones de salud y otros varios por higiene democrática al estar incursos en procesos judiciales.

Los votos al resto de los partidos que obtienen escasos son prácticamente similares a los que obtienen en toda España salvo la aquí práctica irrelevancia de UPyD cuyo espacio está claramente ocupado por Ciutadans.

En cuanto al crecimiento en cuatro puntos de Iniciativa per Cataluña, pienso que no provienen tanto de votos desde la izquierda sino por su anti natural compincheo con los demás defensores del llamado derecho a decidir.

En consecuencia, a la vista de los resultados y cuanto hemos descrito anteriormente, la Junta de Gobierno manifiesta:

Nuestra apuesta por un auténtico proceso de renovación del socialismo español a partir del próximo Congreso Extraordinario en base a:

  • A nivel interno, la práctica de una democracia radical que acabe con la eternización en los puestos del personal ejecutivo, que establezca la independencia y separación real tanto entre los cargos orgánicos e institucionales como entre los órganos de dirección y ejecución.
  • El impulso de las primarias abiertas para la elección de candidatos a las instituciones siempre condicionadas a que se garanticen los derechos de la militancia frente a cualquier desnaturalización de las candidaturas o a posibles manipulaciones desde el exterior del partido.
  • El mandato a la Comisión Ejecutiva y al Comité Federal entrantes para que se elabore un programa electoral que pueda ilusionar a la mayoría de la ciudadanía partiendo, en primer lugar, del compromiso de que un gobierno socialista recuperará todos los derechos y libertades arrebatados durante el gobierno del Partido Popular.

Por lo que al socialismo catalán se refiere, además de lo ya citado para el conjunto del socialismo español, hemos de añadir:

  • El completo y absoluto rechazo de las políticas identitarias habidas durante mucho tiempo, y muy especialmente a partir de los gobiernos tripartitos de Maragall y Montilla con especial referencia a un Estatuto que nadie reclamaba y que ha resultado fallido tanto por su inconstitucionalidad como por su inaplicación y anulación fáctica decidida por un nacionalismo que prefirió echarse al monte amenazando con un referéndum secesionista lo que demuestra que el Estatut nunca fue un fin deseado por el catalanismo separatista sino el principio de su objertivo.
  • La inmediata expulsión de las castas nacionalistas que habiendo ocupado la dirección del partido durante años, se han negado a aceptar el resultado del Congreso pero que han continuado dentro del partido para seguir traicionándolo y acosando a la actual dirección.
  • La inmediata separación de los cargos de aquellos que se identifican con las tesis nacionalistas buscando en realidad la ruptura con el orden constitucional mediante lo que ellos denominan el derecho a decidir y que son los mismos que habiendo ocupado la dirección del partido durante años, se han negado a aceptar los resultados del Congreso y que han continuado dentro del partido para seguir confundiendo y acosando a la actual dirección.
  • Un compromiso formal por parte de los dirigentes orgánicos e institucionales del PSC para que desde ya y a partir de un próximo congreso se rechacen expresamente todo tipo de separatismos del PSC respecto del PSOE y de Cataluña del resto de España.
  • Todo ello en la voluntad de recuperar el honesto proyecto de unidad socialista acordado en 1978, un proyecto que fue degenerando desde el principio y que nos ha conducido a una total confusión tanto entre nuestro electorado como en buena parte de la propia militancia llevando al PSC hasta la penosa situación actual que desde luego no puede cerrarse con sesiones controladas en el Consell Nacional sino asumiendo los resultados y convocando un Congreso con la prontitud, decisión y ejemplaridad que se han convocado tanto el Congreso del Partido Socialista de Euskadi como el Congreso Federal del PSOE.

Barcelona, 29 de Mayo, 2014

Anuncios