La fugaz primavera del diálogo nacionalista

El diálogo es una de las joyas de la corona del nacionalismo catalán: “¡Que el Estado dialogue!”, exigen los soberanistas. “¿Pero, cómo es posible que el Estado no se reúna para dialogar?”, exclaman… La vocación monologuista del nacionalismo catalán está ahí. ¿Qué diálogo puede esperarse de un Presidente de la Generalidad que, en sede parlamentaria, afirma que “no hay marcha atrás” en el “proceso” y que “sin consulta no hay nada que negociar”? ¿Así se dialoga?…

Clicar para leer a Miquel Porta Perales en Crónica Global

Anuncios