Soy estúpido: Artículo de Toni Bolaño

El modelo de inmersión lingüística fue un acierto en sus orígenes para evitar la división de la sociedad en dos partes sin diálogo como sucede en el País Vasco. Sin embargo, este modelo dejó hace mucho tiempo de ser pedagógico para ser político, como decía el sábado el profesor Francesc de Carreras en un artículo en El País. La lengua se ha convertido en una herramienta arrojadiza a favor del soberanismo porque el catalán se presenta como única lengua. La única lengua de nuestra tierra.

Clicar aquí para leer en Crónica Global> 4/2/2014