Los tres diputados del PSC. Artículo del amigo GADES.

En cualquier empresa privada del país cuando un obrero falta a las expectativas de la mayoría de los clientes, -en este caso los electores-, la empresa -en este caso el PSC- con la legislación actual les pondría de patitas en la calle ya mismo, pero la casta política, es mucho más flexibles que la empresa privada, y por eso siguen ustedes tocando los cataplines.

La política paga mejor que la empresa privada; y si no saquen sus nóminas anteriores a entrar en política y demuestre si sus intenciones son exclusivamente ideológicas.

El derecho a decidir sobre la integridad territorial lo tenemos todos los españoles juntos, según la Constitución, este tema es un asunto de Estado, lo otro es de trileros, y Marina Geli y sus dos acompañantes fustigadores, tiene un problema, y es que están fallando a su organización.

Es posible que por los estatutos parlamentarios se mantengan en sus puestos, ¡pero no por ética! Sus destino está en ERC, pero lo mismo no hay sillón libre de momento. ¡¡Es cuestión de esperar!!

Está muy claro que si la señora Marina Geli no cumple las normas del partido, pues que se busque otro mejor. Pero el PSOE-PSC debe seguir luchando, cambiando y evolucionando por el bien de todos los españoles, hace falta un gran partido de izquierdas moderado. Sus escaños se los dieron unos votantes al PSC, y en esa lista iban ellos puestos por el partido.

Lo de la opresión está claro. Basta leer el artículo 14: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.” ¿Qué puede haber más humillante para un independentista que decir que es igual que el resto de las personas del país?

Ya que oprimir significa: Someter a una persona, a una nación, a un pueblo, etc., vejándolos, humillándolos o tiranizándolos. Por coherencia, tanto Geli como los otros dos díscolos, deben -como mínimo- dejar de cobrar sus emolumentos. Sus escaños son del PSC y deben ser expulsados.

Los tres diputados críticos del PSC que rompieron la disciplina de voto -Marina Geli, Joan Ignasi Elena y Núria Ventura- se han reafirmado en la valerosa decisión de no entregar su acta de diputado al finalizar el plazo establecido por la dirección para hacerlo. ¡No tienen dignidad!

Y Marina Geli, ha pedido a la dirección socialista que les conceda “cierto tiempo para reconducir” la crisis abierta y evitar una diáspora en la familia socialista catalana a causa del proceso soberanista. ¡Que no se preocupe tanto por la desbandada! y que se marche de una vez por toda.

No obstante el primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha emplazado a los tres diputados de su partido que rompieron la disciplina de voto en el Parlamento de Cataluña durante la votación sobre la consulta soberanista, a que sean “honrados” y “coherentes” y renuncien a su escaño. Cosa que no han hecho ninguno de los tres hasta el vencimiento del plazo.

Por tanto, este lunes se reúne la Comisión de Garantías del partido, que podría sancionar a los díscolos. Si acaban siendo expulsados, se convertirían en diputados no adscritos y dejarían al PSC con 17 escaños, pasando a ser la cuarta fuerza política del Parlamento catalán.

“A veces los árboles se tienen que podar para que en primavera salgan ramas nuevas y más fuertes”. Es una de las expresiones utilizadas en las últimas horas por un miembro de la dirección socialista y que describe a la perfección cómo se afronta el más que probable proceso disciplinario que se abrirá a partir de hoy lunes.

Ni los manifiestos ni ninguna muestra de apoyo o petición de no expulsión de los tres diputados, modificarán el posicionamiento de la dirección de Pere Navarro. Fuentes de la cúpula insisten en que la única manera de acortar distancias es que renuncien al escaño, una posibilidad que ninguno de los tres contempla después del ultimátum.

A partir de aquí y una vez ya vencidos los plazos se pondrá en marcha la maquinaria de disciplina del PSC. Aunque Marina Geli, Joan Ignasi Elena y Núria Ventura repiten que no devolverán el acta. Pero los apoyos recibidos no harán mover el talante de Pere Navarro.

El PSC ha pasado por “momentos muy difíciles a lo largo de toda su Historia” y  hoy la sociedad catalana está “crispada” y vive una coyuntura complicada que, sin duda, repercute también en el PSC. Me parece ruin, porque las actas no son suya sino del partido, y las posiciones se acuerdan democráticamente, sin más propiedades que valga. ¡¡Que se vayan!!

Puesto que los candidatos son elegidos por el partido, por orden de su influencia dentro del partido, seguramente tapando las carreras políticas de gente joven con buenas ideas, y los ciudadanos votan a listas cerradas. Los diputados son representantes del partido elegidos por los ciudadanos, que no les votamos a ellos, sino al partido. Y si creen que representan algo más, ahora tienen una oportunidad de oro. ¡Que se presenten solitos! Si estos elementos no han sabido ser fieles con la organización del partido que les garantiza el pan y la sal, ¿cómo podemos esperar que lo sean con los ciudadanos que ni tan siquiera los conocen?.

Anuncios