Olegario Ortega: Adiós, Rubalcaba. Adiós.

… el discurso nacionalista, o se abandona o no tiene otro objetivo que la independencia… nunca será fiable un trato con el nacionalismo, a lo más que se puede aspirar es a un pacto transitorio, sabiendo que será traicionado en cuanto haya ocasión… la esencia argumental del nacionalismo es “la diferencia” (léase la superioridad), mientras que la esencia del socialismo es la igualdad. Que la esencia del nacionalismo es “la libertad del territorio y su realización como nación” mientras que la del socialismo es la libertad del individuo y su realización personal.

Clicar para leer artículo completo en Crónica Global> 15/1/2014