Socialistas catalanes por Antonio Miguel Carmona

El eterno debate sobre la relación entre el PSC y el PSOE tiene varios problemas cuya solución temprana debe imponerse desde la autoridad federal o nacional en defensa de los socialistas y ciudadanos de Cataluña. El PSOE defiende a los ciudadanos, no a los territorios.

Artículo en Diario Progresista, 31 Octubre de 2013  

Cree en la libertad de las personas, no de las cosas. Y de todas las personas, motivo por el cual, conocedores de que existen algunos hombres  y mujeres con condiciones sociales adversas y condiciones personales adversas, proponemos políticas de igualdad con el fin de que todos podamos acceder de igual forma a la libertad tan preciada.

Por eso el PSOE defiende a los catalanes antes que a Cataluña. Como defiende por igual, con los mismos derechos y obligaciones, a los extremeños, a los madrileños o a los vascos. Otros querrán elevar a mito la defensa del territorio, incluso, y ese es el error, por encima de los derechos de sus moradores.

Por eso el PSOE tiene que dar un paso en defensa del millón setecientos mil votantes socialistas que tuvo en 2008. Votantes que ahora, según las elecciones autonómicas de 2011, se han reducido a algo más de medio millón.

Lo que se ha producido, empero, no es una huida del electorado socialista hacia otras posiciones, sino la huida del PSOE de su propio electorado.

El PSOE ha dado la espalda, arrendando un proyecto a aquellos que no están a la altura de las demandas de los socialistas catalanes, de los votantes socialistas catalanes. Electores que, por cierto, exigen una política distinta frente al nacionalismo excluyente y empobrecedor.

El paso no es la ruptura. El paso es el cambio de posición del PSC, organización cuya defensa del antidemocrático derecho a la secesión, no sólo no se sustenta en un partido democrático, sino que va en contra del proyecto socialista al que representa.

Y, si el PSC no cambia su posición, en ese caso, el PSOE tiene que tomar la decisión de defender a esos casi dos millones de catalanes socialistas, abandonados en la abstención, huidos a Ciudadans o, simplemente, desencantados por una burguesía nacionalista que ha cooptado al partido socialista de Cataluña.

Los socialistas no vivimos de mitos, ni de territorios, ni de espejismos. Nos alimentamos de la defensa de la libertad de las personas, de las políticas de igualdad y de la prosperidad de los pueblos.

@AntonioMiguelC

Anuncios