Propuesta de dirigentes del PP vasco a Alicia Sánchez-Camacho

Convocar un referéndum en Tarragona para que vote su derecho a ‘quedarse’ en España… Imitaría el ‘contrachantaje’ que aplicaron los populares en Álava contra el plan Ibarretxe… Y el Blogger añade que los referéndums en Cornellá, Badalona, Hospitalet y hasta la misma Barcelona, etc. etc. dejarían a la Cataluña independentista reducida a lo que realmente es la mentira actual del soberanismo: una dispersa federación de pequeñas localidades.

Información de El Confidencial Digital> 27/10/2013

El proceso independentista de Cataluña podría recibir una réplica desde la menos nacionalista de las provincias: Tarragona. La líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha recibido una propuesta de sus compañeros de partido del País Vasco para que aplique la estrategia que ellos desarrollaron en Álava para frenar el Plan Ibarretxe.

El desafío independentista ha empezado a recibir respuestas políticas de los partidarios de permanecer en España. Una muestra fue la manifestación celebrada en Barcelona el pasado 12 de octubre, que congregó a decenas de miles de personas contraria a la ruptura de Cataluña con el resto del país.

La “Cataluña silenciosa”: Desde el Partido Popular y desde Ciutadans, los dos partidos con representación en el Parlament que apoyaron la convocatoria, se interpretó esa concentración multitudinaria como una señal de que la “Cataluña silenciosa” rompía su silencio para oponerse a la independencia.

Las iniciativas políticas para tratar de frenar el proyecto separatista pueden ir subiendo de nivel en los próximos meses, en los que la tensión por la posible convocatoria de una consulta de autodeterminación se incrementará notablemente.

Una hipotética ruptura con España no sería respaldada por Tarragona

Amenaza con el ‘derecho a decidir’ de Tarragona: Según ha podido saber El Confidencial Digital, el Partido Popular de Cataluña, y en concreto su presidenta, Alicia Sánchez-Camacho, ha recibido una sugerencia de destacados dirigentes del PP vasco para tratar de frenar el camino hacia la ruptura de Cataluña con el resto de España.

Fuentes del Partido Popular de Euskadi cuentan que han trasladado a Sánchez-Camacho una propuesta para responder a la deriva de Artur Mas y Oriol Junqueras. Se trataría de utilizar un “contrachantaje” con Tarragona, que tradicionalmente ha sido la menos nacionalista de las cuatro provincias catalanas. Es decir: amenazar al gobierno catalán con que una hipotética independencia no sería respaldada por Tarragona.

La argumentación de esta estrategia sería la siguiente: si, como afirman los nacionalistas, Cataluña tiene “derecho a decidir” si permanece en España o se independiza para formar un estado propio, también los ciudadanos de Tarragona deben poder votar si se marchan con las otras tres provincias catalanas o prefieren seguir formando parte de España.

Álava consiguió frenar el Plan Ibarretxe: Las fuentes consultadas explican a ECD que un órdago similar surtió efecto contra el Plan Ibarretxe. En 2003, el entonces lehendakari vasco, Juan José Ibarretxe, impulsó su Propuesta de Estatuto Político para Euskadi que, tras ser aprobada en el Parlamento Vasco, naufragó en las Cortes Generales.

El Plan incluía el derecho de autodeterminación del pueblo vasco, lo que provocó el rechazo frontal de los partidos constitucionalistas.

En las Juntas Generales de Álava, PP y PSE aprobaron una resolución en la que aseguraban que, si el PNV seguía adelante con su plan, Álava y los alaveses se sentirían “liberados” del “compromiso adquirido” en 1979 con el Estatuto de Gernica, amenazando así con romper la unidad de Euskadi si se independizaba.

Esta determinación de Álava consiguió, según las fuentes del PP vasco consultadas, que el Plan Ibarretxe perdiera apoyos significativos dentro de Euskadi, lo que contribuyó al fracaso de este proyecto rupturista.

La provincia menos nacionalista de Cataluña: Tarragona ha sido, junto con Barcelona, la provincia que históricamente ha tenido un menor auge del independentismo catalán, frente a las más nacionalistas Lérida y, sobre todo, Gerona.

Si bien es cierto que en las elecciones autonómicas de 2012 los partidarios de la secesión (CiU, ERC y CUP) superaron ampliamente a los contrarios a la independencia, hay que destacar que en los comicios generales de 2011, PP y PSC sumaron 4 escaños, frente a los 2 de CiU (que fue la lista más votada). El reparto de votos fue favorable a las formaciones que, de una u otra forma, defienden la permanencia de Cataluña dentro de España: 50,77% entre PSC, PP y UPyD, frente al 37, 96% que consiguieron CiU y Esquerra Republicana.

Esta estrategia de presión contra el proceso independentista ya fue esbozada por el portavoz popular en el Ayuntamiento de Tarragona, Alejandro Fernández. En una carta dirigida a Artur Mas, recordó al presidente catalán que, si él quería impulsar el derecho a decidir para separar Cataluña de España, quizás Tarragona podría separarse de Cataluña y formar una comunidad autónoma uniprovincial, ejerciendo ese mismo derecho a decidir.

Anuncios