Breve semblanza de Don Pedro Rodríguez. Por Pepe Castellano

Tras conocer la triste noticia del fallecimiento de est gran persona, honorable caballero militar y padre de mi querida amiga Marita, me permito reproducir el breve resumen que a vuelapluma he sacado del libro “Militares contra Franco” de Javier Fernández López y cuyo siguiente texto remito para su inserción en el Blog, como un postrer homenaje a Don Pedro, al también llorado amigo Julio Busquets, fallecido en 2001, y a los amigos Julián Delgado, José Luís Díez Gimbernat y a todos los que formaron parte de la gloriosa UMD, algunos de los cuales, además de los citados, también tuve el honor de conocer.  

Don Pedro Rodríguez Muñoz, nacido en 1919, oficial del Ejército de Tierra, del Arma de Artillería. Combatiente en la Guerra Civil, ingresando en el Ejército sublevado en 1938, pasando posteriormente por el trámite de la transformación al finalizar la guerra. En enero de 1976 estaba recién ascendido al empleo de Teniente Coronel. Persona muy importante en la organización por muy diversas razones. La primera, ser junto a Gil Mezquita, oficiales de la Unión Militar Democrática no formados en la Academia General Militar tras la reapertura de ésta en 1942. Si toda regla tiene su excepción, la que dice que todos los combatientes en el bando llamado nacional guardaron de por vida lealtad a Franco y a los principios del Movimiento Nacional, encuentra aquí un ejemplo claro de que no siempre fue así. Su evolución ideológica tuvo lugar en Ceuta, a la par que su amigo Gil Mezquita, y en todo ello tuvo un papel decisivo una película sobre los juicios de Nuremberg, que comentaron en los días posteriores hasta la saciedad, derivando la conversación hacia los regímenes totalitarios y próximos, como el franquismo, constatando ambos su alejamiento de los postulados que les llevaron a combatir como voluntarios en la Guerra Civil.

Además, su destino en Ceuta, ciudad en la que se encuentra el penal de El Hacho, muy frecuentado por los miembros de la UMD, ayudó a estos a sentirse un poco más acompañados. La forma en la que se le hizo saber a Julio Busquets de su presencia merece ser narrada, siguiendo la versión que publica éste en sus memorias. El primer día en el que se encuentra en este penal, ha conseguido que un amigo coloque debajo del plato del preso una servilleta con un mensaje: “Estamos contigo”, firmado Comandante Pedro Rodríguez. En la actualidad dice que su memoria no es la mejor, pero que no recuerda exactamente los hechos como los cuenta Busquets.

Su labor de captación en Ceuta fue muy significativa, razón por la que en esta Ciudad el número de artilleros fue el más numeroso dentro de la asociación, procedentes del Regimiento Mixto de Artillería número 30. No sólo ayudó en esta labor allí, ya que también se desplazó a ciudades del sur de España en busca de más compañeros comprometidos con la democracia. Y como colofón a su participación en las actividades de la UMD, queda por ser reseñada otra no desdeñable, ya que en toda organización clandestina el contar con lugares seguros para realizar reuniones es muy útil y, en Barcelona, su hija Marita cedió su vivienda cuantas veces fue requerida para ello. Ya en el retiro, don Pedro tiene el empleo de Coronel honorífico.

Anuncios