El PSC y demás nacionalistas… ¿delincuentes habituales?

Los nacionalistas y el PSC rechazan adaptar la normativa educativa al bilingüismo ordenado por los tribunales: El PP proponía que el español y el catalán fueran vehiculares en, al menos, un tercio del currículo, respectivamente. Ciudadanos planteaba una distribución ‘equilibrada’ entre catalán y castellano. Ambas formaciones también instaban a introducir una lengua extranjera como docente.

Información obtenida de La Voz de Bcn> 17/7/2013    Los votos de CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y la CUP han permitido que el Parlamento autonómico de Cataluña haya rechazado este miércoles dos proposiciones de ley presentadas por PP y Ciudadanos, respectivamente, para modificar la autonómica Ley de Educación de Cataluña con el objetivo de restablecer el bilingüismo en todos los niveles de la enseñanza pública de Cataluña, tal y como han ordenado múltiples sentencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo.

La propuesta del PP instaba a que el régimen lingüístico escolar autonómico garantice ‘el sistema de conjunción lingüística o bilingüismo integral, mediante la presencia vehicular de las lenguas catalana y castellana, como lenguas docentes en el sistema, y asegurando su uso normal como lenguas de enseñanza y comunicación, oral y escrita, interna y externa’. Todo ello introduciendo una lengua extranjera.

Proponía que, fuera del horario lectivo, ‘los alumnos, maestros, profesores y demás personal no docente, utilizarán, individualmente, la lengua de su elección‘.

Pretendía que ambas lenguas oficiales en Cataluña, catalán y castellano, sean ‘las lenguas normalmente utilizadas como vehiculares, de comunicación y aprendizaje en el sistema educativo’. Para ello, planteaba que fuera la Consejería de Enseñanza la que determine ‘la proporción de la presencia vehicular de cada lengua en el sistema educativo’, con el límite de que ‘cada lengua oficial tenga, como mínimo, una tercera parte de los contenidos curriculares lectivos’.

Además, la propuesta del PP apuntaba que, en la etapa de Infantil los padres puedan elegir la lengua ‘habitual’ para la educación de sus hijos, ‘sin que la lengua elegida implique un trato diferencial entre alumnos’. Y subrayaba que ‘la atención personalizada queda excluida’ como fórmula para atender este derecho, excepto en el caso de los alumnos recién llegados en régimen de acogida personalizada.

Por último, también recogía la obligatoriedad de que la Generalidad emita toda la documentación académica y publicaciones en las dos lenguas oficiales, y que ‘las comunicaciones orales y escritas a los padres o tutores’ se realicen ‘en la lengua oficial de su elección, debiendo preguntar los centros a los padres o tutores por esta opción lingüística’.

Ciudadanos plantea una distribución ‘equilibrada’ entre español y catalán: La proposición de ley de Ciudadanos planteaba calificar el catalán y el castellano como ‘lenguas normalmente utilizadas como lenguas vehiculares y de aprendizaje’. Para ello, instaba a que ambas se utilicen ‘en forma equilibrada, sin perjuicio de la incorporación progresiva de la lengua extranjera como lengua vehicular’.

La iniciativa de la formación naranja proponía que los centros educativos expidan toda la documentación académica en ambas lenguas oficiales, y que las dos sean utilizadas en la gestión administrativa y en las actividades de las escuelas.

Cumplimiento de las sentencias: Durante el debate parlamentario, los portavoces de CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y la CUP han rehusado intervenir desde el atril -lo han hecho desde sus respectivos escaños- como muestra de rechazo a las iniciativas presentadas por PP y Ciudadanos.

Maria José Garcia Cuevas (PP) ha apelado, fundamentalmente, al cumplimiento de las sentencias judiciales para defender la proposición de ley de su partido. Ha instado a la Generalidad a preguntar en sus encuestas por cuál es el sistema de enseñanza que prefieren para sus hijos: trilingüe o solo en catalán.

 “El problema es que, para los partidos que han gobernado hasta ahora en Cataluña, la escuela no es sino un medio para fomentar en los niños catalanes la ilusión separatista, de que Cataluña es algo que no tiene nada que ver con el resto de España”, ha señalado.

García Cuevas ha denunciado el “adoctrinamiento” que se produce en las escuelas públicas de Cataluña, “donde la lengua catalana se utiliza como elemento diferenciador y materia prima para el proyecto de CiU de construcción nacional, que ya se ha revelado como proyecto de secesión nacional”, convirtiéndose en “herramienta política de separación”. También ha rechazado que la inmersión obligatoria sea “un modelo de éxito”, como sus valedores argumentan.

Un modelo único en Europa: Por parte de Ciudadanos, Carlos Carrizosa ha dedicado su intervención a rebatir los tópicos de los defensores de la inmersión obligatoria. “Este sistema de éxito es único en Europa, sépanlo ustedes”, ha ironizado, “tan de éxito es que otros países y regiones europeas como Luxemburgo, Gales, Andorra, Eslovaquia, Holanda, Suiza, el País Vasco, Finlandia, en todos estos países que tienen otras lenguas, también se valen de otras lenguas vehiculares en su modelo de enseñanza”.

 “¿En qué protege la cohesión social el hecho de que nuestras escuelas sean monolingües?”, se ha preguntado. Y ha rechazado que los escolares catalanes tengan el mismo nivel que los del resto de España. “¿Cómo pueden decir eso, si no se hacen las mismas pruebas en Valladolid y en Zamora que en Cataluña? Y cuando les dicen de uniformizar las pruebas para averiguar el nivel de todas las partes del Estado, ustedes se ponen como una moto”, ha subrayado.

Carrizosa también ha recordado que los hijos de Mas y de Montilla han estudiado en escuelas trilingües. “Ténganlo claro, el día que Ciudadanos llegue al Gobierno [autonómico] o que influya como está haciendo ahora ERC, no les quepa la menor duda de que nosotros procuraremos que la enseñanza se despoje de los prejuicios nacionalistas que tan rentables les han salido, y que al final ganaremos esta batalla, porque es razonable y es justa”, ha concluido.

Rechazo frontal al bilingüismo: Por parte de CiU, Ramona Barrufet ha asegurado “no existe problemática lingüística” en los centros educativos de Cataluña a causa del veto al español. “Ustedes saben que en el bilingüismo quien gana es la lengua mayoritaria, y no la minoritaria”, ha argumentado para defender la inmersión obligatoria.

Anna Simó (ERC) ha tildado a los promotores de las iniciativas de ser “nacionalistas disfrazados de modernos” que “quieren dejar en respiración asistida la lengua catalana en Cataluña”. “¿Cuál es el resultado de aplicar la política lingüística de los tercios, o el 40%-40%-20%? Pues que no aprenderían catalán ninguno de los alumnos de forma mínima porque no hay tiempo”, ha señalado, y ha defendido que el catalán sea la “lengua prioritaria”.

Marian Geli (PSC) ha acusado a PP y Ciudadanos de ser “nacionalistas españoles” y “lerrouxistas” por defender el bilingüismo escolar. Y, pese a que las iniciativas no lo plantean, ha rechazado “separar a los niños por razón de lengua”.

Joan Mena (ICV-EUiA) ha defendido la inmersión obligatoria como “garantía de igualdad de oportunidades de todos los estudiantes”. Para Mena, el bilingüismo supondría “romper la cohesión social de Cataluña”, y ha señalado que las escuelas trilingües no son las que obtienen los mejores resultados. Mientras que, para Quim Arrufat (CUP), solo prohibiendo el español como lengua vehicular junto al catalán es posible dominar ambos idiomas.

Anuncios