Los barones del PSOE frenan a Rubalcaba y Navarro…

Algunos de los líderes autonómicos más importantes del PSOE frenan en seco las intenciones de Rubalcaba y Navarro, que tenían casi cerrado un nuevo protocolo entre los dos partidos que permitiría a los congresistas del PSC votar contra las decisiones del PSOE, sin que esto tuviera consecuencias disciplinarias, como ahora. Las dos partes seguirán negociando y crean un comité de alto nivel para gestionar el día a día.

Texto obtenido de La Voz de Bcn> 13/7/2013  

Estaba todo listo por parte de los negociadores de los dos partidos, PSOE y PSC, para que los congresistas del segundo pudieran votar contra las decisiones del primero, pero el Comité Federal del PSOE ha decidido aplazar un acuerdo definitivo ya que los responsables de algunas federaciones autonómicas no han cedido a las aspiraciones de Alfredo Pérez Rubalcaba y Pere Navarro.

El primer secretario del PSOE está dispuesto a permitir que el PSC vote al margen del PSOE en el Congreso pero los barones del partido han impedido, este sábado, que un nuevo protocolo de actuación entre ambos lo permita legalmente. Los congresistas del PSC ya han votado en contra del PSOE esta legislatura, precisamente en el tema soberanista, lo que supuso una sanción para los díscolos.

Lo que sí ha decidido el Comité Federal del PSOE es crear un comité permanente de coordinación política, encargado de hacer un seguimiento del día a día y de la gestión política cotidiana para mejorar la cooperación entre ambos partidos en el ámbito orgánico y parlamentario. Esta figura se ha aprobado por unanimidad.

Con esta propuesta se da el visto bueno al regreso a la dirección del grupo parlamentario del PSOE en Congreso a un representante del PSC, cuyo nombre todavía no se conoce, después de que José Zaragoza tuviera que dejar esta dirección tras la ruptura de la disciplina de los congresistas del PSC, cuando apoyaron la celebración de un referendo secesionista para Cataluña.

El PSC asegura que comparte “ideario” con el PSOE: En las últimas horas los representantes de los dos partidos, cuyas delegaciones han encabezado Ramón Jáuregui (PSOE) y Miquel Iceta (PSC), constataron la dificultad de cerrar los flecos pendientes de la revisión del protocolo que rige la relación entre ambos partidos -si bien el PSC la rompió cuando votó distinto al PSOE- y llegaron a la conclusión de que era mejor ampliar el ámbito de acción a toda la política.

De esta manera, los congresistas del PSC seguirán teniendo que respetar las decisiones adoptadas en el seno del grupo parlamentario del PSOE, y las diferencias se intentarán resolver en el nuevo órgano creado. Sin embargo, hace solo unos días, Navarro ya ha adelantado que los representantes del PSC en la Cámara Baja volverán a votar contra el PSOE cuando así lo consideren oportuno.

Tras la decisión de este sábado, Antonio Balmon, número dos del PSC, ha negado que hayan cedido a presiones del PSOE: “Es un acuerdo entre dos partes, unos partidos que comparten un ideario y el fin de su acción política”. Por su parte, desde el partido que lidera Rubalcaba se han comprometido a ”seguir juntos en esto” ante la difícil situación que han creado los partidos nacionalistas en Cataluña.

Un comité de seis personas del más alto nivel: El objetivo del comité permanente es fortalecer la colaboración entre ambos partidos, asegurar la participación sobre aspectos concretos que afectan a la acción política en Cataluña y compartir las estrategias políticas en aquellos asuntos que afectan al Estado, todo ello respetando los ámbitos de autonomía de cada partido.

Del comité formarán parte los líderes del PSOE y del PSC, un miembro de cada ejecutiva y dos del grupo parlamentario, uno en representación de cada partido. En total seis personas de alto nivel para mantener una unión de dos formaciones que cada vez se parece menos, sobre todo, en aspectos vitales como el de la unidad de España y la soberanía del pueblo español.

 “¿El PSC representa al PSOE en Cataluña, sí o no?”: El no acuerdo, pese a que horas antes del encuentro socialista se había asegurado que estaba casi cerrado, se ha puesto de manifiesto incluso antes del inicio del Comité Federal. A la entrada de la calle Ferraz los líderes de las federaciones de Andalucía, Extremadura, Madrid y Castilla-La Mancha avanzaron su rechazo a que un nuevo protocolo contemplara la posibilidad de que el PSC tuviera libertad de voto en el Congreso.

El vicesecretario general del PSOE de Andalucía, Mario Jiménez, ha defendido que haya un diálogo “sin prejuicios” con el PSC y que se respeten las “especificidades” de Cataluña, pero teniendo claro que no se puede plantear “bajo ningún concepto una posición diferenciada entre los congresistas de uno y otro partido.

También la consejera de Presidencia de la Junta de Andalucía y candidata a las primarias del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, se ha mostrado contraria a la posibilidad de que el PSC pueda actuar de “manera independiente” y ha subrayado que está convencida de que este partido sí representa los intereses del PSOE en Cataluña.

Por su parte, el secretario general del PSOE de Extremadura y ex presidente autonómico, Guillermo Fernández Vara, quien ha abogado en varias ocasiones con romper con el PSC, considera que si ahora sus compañeros de Cataluña  están “pidiendo votar de forma diferenciada”, es porque, al contrario de lo que él creía, todo parece indicar que el PSC no representa al PSOE en Cataluña. “Si eso no es así, habrá que replantearse muchas cosas”, ha añadido.

 “Yo siempre me hago una pregunta: ¿el PSC representa al PSOE en Cataluña, sí o no? Si la respuesta fuera que sí, no tendría ningún sentido que se pudiera votar de forma diferente. Y si la respuesta es negativa, significa que aceptamos que el PSOE no existe en Cataluña y no estoy de acuerdo con eso”, ha resumido.

 “Reclamo el derecho a decidir de todos los españoles”: El líder del PSOE en Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha remarcado que “los asuntos que afectan al conjunto del pueblo español se deciden por el conjunto, no se pueden decidir de manera aislada”. Las palabras de García-Page hacen referencia a la posibilidad de que se divida la soberanía nacional y que para una reivindicación como esa el PSOE no pueda opinar.

 “Tengo un interés extraordinario en que el PSC, en su relación con el PSOE, conserve el derecho a decidir en el PSOE”, ha dicho. A su juicio, no se trata de que cada uno pueda “ir por su lado”, sino al contrario: “Yo creo que el PSC tiene que ser un partido en Cataluña, pero una parte importante y sustancial del PSOE en el conjunto de España”.

En este sentido, ha reclamado el “derecho a decidir del PSC dentro del PSOE”, pero, ha advertido, “una vez decidido, el que decide es el PSOE”. “Los asuntos que afectan al conjunto de España obviamente se toman entre todos, yo reclamo el derecho a decidir de todos los españoles”, ha insistido. De la misma manera, Tomás Gómez, líder del PSOE de la Comunidad de Madrid, ha dejado claro que lo que se conoce hasta ahora en este tema, a través de los medios de comunicación, no le gusta y no está de acuerdo.

Rajoy está “sobre tres volcanes en erupción: paro, Bárcenas y Cataluña”: Antes de iniciar el Comité Federal, Rubalcaba ha advertido a Mariano Rajoy (PP), presidente del Gobierno, que está “sentado sobre tres volcanes en erupción: el paro, Bárcenas y Cataluña” y que “en ninguno tiene la más mínima idea de qué hacer”. En relación al tema nacionalista, ha indicado que cree que “la crisis territorial se va a acentuar”. El líder del PSOE y de la oposición en el Congreso ha permitido que su intervención ante los miembros del Comité Federal fuera en abierto.

Según Rubalcaba, España vive una “involución social como no ha conocido nunca la sociedad española” y ha argumentado que en los últimos seis meses ni la crisis económica ni la territorial han “remitido” y que la crisis política “ha ido a peor”, tras “convertirse el caso Gürtel en el caso Bárcenas y el caso Bárcenas en el caso PP”.

En su breve discurso, ha acusado al Ejecutivo popular de aplicar el “programa de máximos de la derecha”, es decir, “derechos los justos y de pago y libertad para quien se la pueda pagar”, y ha reiterado que, si la conocida como Ley Wert y la política de becas siguen adelante, el PSOE las recurrirá ante el Tribunal Constitucional (TC).

Anuncios