Amelia Ruíz en El Plural sobre las estafas electorales del PP

Primer año de la reforma laboral del PP: seis millones de desempleados : Un año y tres meses después de la victoria electoral del Partido Popular no queda en pié ni una sola de las promesas electorales de Mariano Rajoy; y no solo eso, si se repasa la hemeroteca sobre lo dicho por los dirigentes del partido que Gobierna España se acumula un relato de contradicciones, cuando no de puras mentiras.  

El PP ha aprobado la reforma laboral más dura para los trabajadores y más complaciente con los empresarios desde la muerte del dictador y del inicio de la Democracia.

“El PP es el partido de los trabajadores”: En el año 2010 la virulencia de la crisis se había comido el superávit conseguido, por primera vez en la historia, por el Gobierno Zapatero. El entonces Presidente se negó a recortar en capítulos sociales (ni en educación ni en sanidad), pero el galopante déficit y la amenaza de intervención obligó a Zapatero a aprobar un paquete de recortes de 15.000 millones de euros. Pecata minuta comparado con los 75.000 millones en dos tandas que lleva Rajoy en un año.

Fue la bajada del salario de los funcionarios en un 5%, la congelación de las pensiones y una reforma laboral lo que más castigó a Zapatero y al PSOE . El PP, ya en campaña electoral no solo votó contra todo sabiendo que era necesario, sino que sus dirigentes se lanzaron a una campaña proletaria. El sumun fue la frase de la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal: “El PP es el partido de los trabajadores”. La realidad es que el PP es el partido que ha dejado sin derechos a los trabajadores.

Despido libre y ERE libre: La reforma laboral del PP deja las manos libres a los empresarios para despedir, simplemente con la “previsión ” de que van a tener pérdidas pueden despedir. Las empresas ya no necesitan autorización del Gobierno para poner en marcha expedientes del regulación de empleo (ERE), y además despedir es más barato: se acabaron las indemnizaciones de 45 días por año trabajado, ahora son 20 días , pero con un máximo de doce mensualidades, se lleven los años que se lleven en la empresa. Si el trabajador considera que el despido no está justificado es él quien tiene que ir a los tribunales y demostrarlo. Y con el tacazo de Gallardón se arriesga a gastarse la mitad de la indemnización en los nuevos impuestos judiciales.

Resultado: 850.500 puestos de trabajo destruidos: En este año de reforma laboral del PP se han destruido 850.500 puestos de trabajo y el paro ha crecido en 691.700 personas. Son datos oficiales, del Gobierno, del Instituto Nacional de Estadística. Además el número de personas ocupadas, bien por cuenta ajena o propia, está en mínimos : 16.179.438 personas, muy lejos de los casi 20 millones de ocupados que se llegó a tener en el período 2.004-2008. Caída récord de afiliados a la Seguridad Social: por primera vez menos de dos cotizantes por pensionista.

Entre los meses de enero y noviembre de 2.012 el número de expedientes de regulación de empleo incrementaron un 66% respecto al mismo período del año anterior . Fue aprobarse la reforma laboral del PP y los empresarios se pusieron a despedir en masa.

Adiós a los convenios y a la seguridad del funcionario: La reforma laboral de Rajoy ha dado una puntilla mortal a la negociación colectiva. Los empresarios tienen libertad y poder absoluto para modificar unilateralmente las condiciones de trabajo (horario, categoría , destino y sueldo). Ahora mismo hay más de 3.000 convenios pendientes de negociación , pero las empresas se saltan directamente el convenio del sector o el convenio provincial, se va a la negociación de un convenio propio para cada centro de trabajo.

Y a los denostados funcionarios -por la derecha mediática, por el presidente de la CEOE que se refiere a ellos como “grasa”, han perdido su seguridad. Las administraciones públicas pueden hacer ERES que afecten no solo al personal eventual o a los interinos, también a los funcionarios.

El ritmo de destrucción de empleo en las administraciones ha sido muy superior al de las empresas privadas, ha caído un 7% en un año, mientras en el sector privado un 4,3%.

De Guindos: “extremadamente agresiva”: En febrero del año pasado el ministro de Economía , Luis de Guindos, fue pillado por una cámara mientras le susurraba al oído del comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, que el Gobierno iba a aprobar en breve una reforma laboral “extremadamente agresiva”. Hasta a un ministro del PP le parece “extrema”. Había que cumplir con Bruselas y con las demandas de los empresarios. El partido de los trabajadores, según Cospedal, les debe ahora muchas explicaciones.

Anuncios