Una derrota ideológica de la izquierda.

Constato cada vez más claramente la necesidad de crear una fuerza de izquierdas en Cataluña que ponga los intereses de los trabajadores por delante y se oponga frontalmente al protofascismo nacionalista en cualquiera de sus versiones. De momento, esa izquierda no existe.

Artículo de Vicente Serrano (*) en su Blog.

Cuando se constituyó EUiA (versión nacionalista de IU en Cataluña) yo participé y nuestra candidatura no oficialista “Corriente Federal” obtuvo un 10% de votos en el congreso constituyente, eso a pesar de las cortapisas del grupo promotor que nos vetó la entrada como entidad. Hay una izquierda muy patrimonialista e impermeable en Cataluña, y en toda España. Formé parte de la ”Permanente” (ejecutiva) tres meses, hasta que fui depurado por cantarles las verdades del barquero. En el segundo congreso me borré. ¡Se ve que no tengo aguante para la vida de partido!.

Las causas de mi abandono fue la clara línea de profundización en el nacionalismo, con el que no puedo comulgar.

La foto de Joan Herrera junto a Mas y Junqueras es de foto-finish, es la rendición de Breda, la entrega de Granada; pero en este caso el vencedor se llama Nacionalismo o Secesionismo y el derrotado es La Izquierda. Es una derrota ideológica.

Herrera ha puesto el carro delante de los bueyes. Se ha olvidado de a quién representa, o de a quien quiere representar. ¿Es la clase obrera partidaria de la soberanía de Cataluña?

Esta mañana tomaba un café en un bar del barrio del Congreso de Barcelona. En la televisión se veía las noticia de TV1, casi nadie prestaba atención, todos hablaban de sus cosas, en castellano. En un momento dado, en la televisión dan la  noticia o hablan de la votación en el Parlament a favor de la soberanía de Cataluña. Uno de ellos se giró, señalando la tele y se río, al tiempo que bajó el tono para que sólo le oyeran sus compañeros. Todos se giraron y sonrieron sin pasión, como desconectados o invitados de piedra de lo estaba pasando en la TV. Al momento, con gesto indiferente,  se olvidaron de la TV y siguieron a lo suyo.

Joan Herrera se alinea con los nacionalistas del Parlament y, por ende, colabora con aquellos partidos y políticos que gobiernan sin pensar en los intereses de los trabajadores. Herrera parece apoyarse en ERC, cuando es un partido que coloca las necesidades de las clases más necesitadas por detrás de la senyera. El nacionalismo solo puede ser de derechas. ¡Piénsenlo!

Constato cada vez más claramente la necesidad de crear una fuerza de izquierdas en Cataluña que ponga los intereses de los trabajadores por delante y se oponga frontalmente al protofascismo nacionalista en cualquiera de sus versiones. De momento, esa izquierda no existe.

Ni ICV-EUiA ni PSC son capaces de limpiarse del entrismo que los nacionalistas llevan haciendo desde hace más de treinta años en sus filas. Las propuestas de la “Corriente Federal” en EUiA fueron boicoteadas y eliminadas por entre otros, Marià Pere, Jordi Miralles y el actual coordinador, Joan Josep Nuet. En el PSC se expulsó a personas valiosas como Jesús Royo, Olegario Ortega y Julio Villacorta por su frontal oposición a la deriva nacionalista del mismo. UGT “defenestró” en 1989 a Justo Domínguez, su  secretario general en Cataluña, por su posición crítica al nacionalismo.

Hay un oasis en Cataluña del que hemos sido expulsados una gran mayoría de ciudadanos, no contamos políticamente, nadie nos representa. Si el PSOE e IU quieren tenernos en cuenta y quieren que sean opciones válidas para nosotros, han de reaccionar … ¡pero ya!. O tendremos que buscar otras alternativas para escapar del desierto.

(*) Vicente Serrano es Presidente de Alternativa Ciudadana Progresista y miembro de Ágora Socialista.

Anuncios