Daniel Tercero en La Voz de Bcn> 21/12/2012: Era mentira

…la posición del PSC en el tema del bilingüismo en la escuela (en contra de que el español sea también, junto al catalán, lengua vehicular) o en la defensa de la reforma de la Constitución para hacer residual al Gobierno en Cataluña eran piedras en el zapato de Navarro. A partir de ahora, estos temas y el de la abstención del PSC en un tema tan nuclear como el órdago secesionista de Mas-Junqueras son problemas para el secretario general del PSOE.   

“Permitiremos, así, que usted y su socio saquen adelante su pacto. Nuestro partido no pondrá palos en las ruedas, ni uno. No nos opondremos, nos abstendremos”. Son palabras pronunciadas por Pere Navarro durante el debate de investidura de Artur Mas (CiU). De esta manera, el líder del PSC ha anunciado que su partido dará un paso atrás a la hora de oponerse en todas y cada una de las propuestas sobre el referendo secesionista ilegal que tienen previsto convocar CiU y ERC en 2014.

Es una buena noticia. Por fin, el PSC dejará de marear la perdiz y los ciudadanos tomarán buena nota, si no lo han hecho ya. Era el penúltimo paso que le quedaba por dar a la dirección socialista de Cataluña. El último lo darán en enero, cuando vayan a por el protocolo que mantienen con el PSOE y que les permite respirar con ayuda mecánica. Insisto. Es una muy buena noticia. ¿Para qué seguir sufriendo?

Después de perder ocho escaños del Parlamento autonómico el pasado 25 de noviembre (hay que recordar que el PSC tiene ahora 20 diputados autonómicos y hace solo nueve años -¡nueve!- tenía 42), la primera propuesta de calado de su líder ha sido la de reclamar la figura de jefe de la oposición. Es algo totalmente lógico. Un premio bien merecido. Al fin y al cabo, nunca una abstención prolongada en el tiempo tendrá tan bajo coste para las arcas de la Generalidad.

Hasta ahora, la posición del PSC en el tema del bilingüismo en la escuela (en contra de que el español sea también, junto al catalán, lengua vehicular) o en la defensa de la reforma de la Constitución para hacer residual al Gobierno en Cataluña eran piedras en el zapato de Navarro. A partir de ahora, estos temas y el de la abstención del PSC en un tema tan nuclear como el órdago secesionista de Mas-Junqueras son problemas para el secretario general del PSOE.

Es tarde para que el PSOE desembarque en Cataluña. No hay nada que hacer. El camino está libre para ICV-EUiA, Ciudadanos y hasta la CUP. Navarro se ha encargado de poner, aderezar y limpiar la alfombra por la que pasarán formaciones políticas con opinión. ¿Para qué quiere alguien votar al PSC si se va a abstener en el único tema que ha centrado toda la campaña electoral? ¡Vaya manera más extraña de entender el federalismo!

Albert Rivera (Ciudadanos) se lo ha explicado a Navarro durante el mismo debate de investidura de Mas: en la vida, hay momentos en los que uno no se puede abstener, y la defensa del Estado de derecho es uno de estos momentos. También le ha dicho que no se preocupe, pues habrá oposición en el Parlamento autonómico que sí representará a esos que votaron al PSC pensando que su voto serviría para algo. Y parece que a Navarro le ha convencido.

Es todo una enorme confusión. Es una lástima por los Triginer, Ramírez-Heredia, Fernández, Pérez, y tanto otros (aunque contados con los dedos de las manos) que, al tener un cargo orgánico, me ahorro citar aquí. Igual que muchos votantes, totalmente engañados. Hubo un momento en el que se pensó que el PSC-PSOE (así es todavía su marca, aunque la maquillen) era un partido de izquierdas y haría frente al nacionalismo. Simplemente, era mentira.

Daniel Tercero es periodista de LA VOZ DE BARCELONA

Anuncios