Rajoy: Un año de recortes y todos los fracasos

Paro desbocado, Familias cada vez más pobres, Prima de riesgo al alza, Contracción del PIB, Déficit público: difícil de controlar, Aumento de la deuda pública, Crece la inflación, La fuga de capitales se dispara, La morosidad bate récords, Desahucios: 526 dramas diarios…

JORGE OTERO en el digital Público 20/11/2012 

Diez indicadores económicos que evidencian el fracaso de Rajoy. Cuando se cumple un año de su arrollador triunfo electoral en la noche del 20-N, los grandes datos macroeconómicos demuestran que, en contra de lo que dijo el presidente, la economía española no sólo no ha mejorado sino que ha ido a peor

Rajoy ha incumplido la mayoría de sus promesas económicas. Mariano Rajoy y el PP hicieron de la crisis y de la deteriorada situación económica su trampolín para llegar a la Moncloa. Aunque durante la campaña electoral de noviembre de 2011 moduló su discurso diciendo que no tenía “una varita mágica” o aquel famoso “no puedo prometer nada”, el actual presidente del Gobierno se pasó tres años y medio —prácticamente toda la legislatura anterior— prometiendo milagros. Llegó incluso a decir que con él al frente del Gobierno el paro se reduciría a la mitad. Cuando se cumple un año de su arrollador triunfo electoral en la noche del 20-N, los grandes datos macroeconómicos demuestran que la economía española no sólo no ha mejorado sino que ha ido a peor.

01. Paro desbocado: Rajoy no paró de repetir durante toda la campaña que la prioridad de su Gobierno era que la economía creciera y crear así empleo. Un año después se puede concluir que el Gobierno del PP ha fracasado en este terreno: en el tercer trimestre de 2011 la tasa de paro se situaba en el 21,52%, según la Encuesta de Población Activa (EPA). Entonces había 4.978.300 parados. Un año después la tasa ha superado la barrera psicológica del 25% —en concreto está en el 25,02%— y el número de parados se acerca peligrosamente a los seis millones: ya son 5.778.100 personas sin empleo.

Pero lo más grave de todo es que a los pocos meses de llegar al poder el Gobierno reconoció su incapacidad para frenar el desempleo: en abril el ministro de Economía, Luis De Guindos, anunció que en 2015 la tasa de paro llegará al 22,3% en 2015 —año en el que termina la legislatura— y será casi tan alta como la de 2011, año que cerró con un desempleo del 22,85%.

02. Familias cada vez más pobres: El paro acarrea exclusión y menos riqueza. En los primeros seis mese de 2012 la riqueza de las familias bajó un 18,5%. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) son demoledores: según la encuesta de condiciones de vida, el porcentaje de familias que pasan muchas dificultades para llegar a final de mes ha pasado del 27,3% en 2011 al 33,2% en 2012. 

03. Prima de riesgo al alza: Durante muchos meses, cuando estaba en la oposición, el PP hizo de la prima de riesgo y de los problemas de España para financiarse en los mercados un caballo de batalla para desgastar al Ejecutivo socialista. “La prima de riesgo se llama José Luis Rodríguez Zapatero” llegó a decir en noviembre de 2010 la actual vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. 

En el PP se vendía la idea de que el diferencial de la deuda con Alemania bajaría nada más pisar Rajoy el palacio de La Moncloa. Nada más lejos de la realidad: el 18 de noviembre de 2011, viernes, la prima de riesgo cerró en 441 puntos básicos, un año después, el 19 de noviembre de 2012, el diferencial está en 454 puntos básicos. Durante el primer trimestre de 2012 el riesgo país llegó a bajar ligeramente, pero a partir de abril se disparó y alcanzó su máximo histórico en julio, cuando superó ampliamente los 600 puntos básicos.

04. Contracción del PIB: Otro de los mensajes que Rajoy repite machaconamente es que la economía española tiene que crecer. Sin embargo, la política económica del Gobierno ha sido y es una apuesta clara por la austeridad: en el último año Rajoy no ha aplicado ni una sola medida de crecimiento. El Producto Interior Bruto (PIB) se ha resentido ante los drásticos recortes aprobados por el PP. Los datos así lo avalan: hace un año la economía española aún crecía aunque ya empezara a ofrecer síntomas de estancamiento. Ahora no lo hace: el PIB español registró en el tercer trimestre de 2011 un crecimiento interanual del 0,8%; en el tercer trimestre de 2012 ha sufrido una caída interanual del 1,6%.

05. Déficit público: difícil de controlar… “No podemos gastar lo que no tenemos”. Otro de los mantras de Rajoy antes, durante y después de la campaña electoral que le encumbró. El PP recriminó duramente al PSOE que fuera incapaz de cumplir con los objetivos de déficit público. De hecho, el Gobierno ha articulado toda su política en el control del déficit y no se ha cansado de repetir que reducir la diferencia entre los gastos y los ingresos es el primer paso para lograr el crecimiento. Pero por ahora, el PP también fracasa donde antes lo hizo el PSOE. En el otoño de 2011 el déficit público alcanzó el 3,42% del PIB y ahora, un año después, es incluso mayor: el último dato conocido lo sitúa en el 4,39%. Las previsiones en este campo son pesimistas: la UE y buena parte de los analistas creen que el déficit público a final de año estará en el entorno del 8% cuando el objetivo marcado por la UE es del 6,3%.

06. Aumento de la deuda pública: Hay otro indicador que denota la profunda degradación de la economía española: el aumento imparable de la deuda pública. En el tercer trimestre de 2012, justo antes de la llegada del PP al poder, la deuda pública alcanzaba el 66% del PIB. El año lo cerró en el 68,5%. Nueve meses después —segundo trimestre de 2012— la deuda pública ya roza el 76%. A finales de 2013 superará el 90% según todas las previsiones.

07. Crece la inflación: Ni la inflación ha dado una alegría al Gobierno del PP. En octubre de 2011 el Índice de Precios al Consumo (IPC) estaba en el 3%, mientras que en octubre de 2012 ha llegado al 3,5%. La subida del IVA aprobada por el Gobierno en julio —otra promesa incumplida de Rajoy— ha contribuido decisivamente al aumento de la inflación. A cuenta de este indicador, el Gobierno tendrá que tomar en menos de un mes una de sus decisiones más delicadas: si actualiza las pensiones conforme el desvío del IPC, lo que le obligaría a desembolsar 5.000 millones de euros, o si lo deja pasar y permite que los pensionistas pierdan poder adquisitivo.

08. La fuga de capitales se dispara: Rajoy aseguró a todo aquel que quiso escucharle que bajo su presidencia se recuperaría la confianza en la economía española. Tampoco ha sido así: en el último año la fuga de capitales se ha multiplicado por 620. Los inversores están retirando su dinero ante la parálisis económica en la que está inmersa España. Sólo hasta agosto la salida neta de capitales alcanzó los 247.172,7 millones de euros. En el mismo periodo de 2011 el saldo era también negativo, aunque sólo de 398 millones, de acuerdo con los últimos datos de la balanza de pagos publicados por el Banco de España.

09. La morosidad bate récords: La banca ha sido una de las grandes protagonistas del año económico. No sólo por el rescate que se aprobó el pasado mes de junio, o por la inyección de dinero público para tapar los agujeros de varias entidades, entre ellas la más importante, Bankia. En lo que se refiere al ciudadano medio, este año ha sido el año de los desahucios y de la morosidad, que no ha dejado de batir récords mes tras mes. Ayer mismo, lunes, la morosidad de la banca y de las entidades financieras alcanzaba el 10,71%. Es decir, uno de cada diez créditos no se paga. El volumen de estos créditos dudosos y de difícil cobro llega a 182. 226 millones de euros. En el último año la morosidadah crecido un 42%: en octubre de 2011 la morosidad estaba en el 7,41%, casi tres puntos y medio por debajo de la tasa actual.

10. Desahucios: 526 dramas diarios: Estrechamente ligado al problema de la morosidad aparece el problema de los desahucios. Han tenido que pasar casi 400.000 desde el inicio de la crisis para que el Gobierno tome cartas en el asunto. El problema de los desalojos ha copado la agenda política en las últimas semanas después de dos suicidios casi seguidos. El problema se ha agudizado en los últimos meses adquiriendo tintes dramáticos: en el segundo trimestre de 2012 los desahucios se dispararon hasta alcanzar una media de 526 al día, una cifra nunca antes vista. Ya en 2011 los desahucios tocaron su techo: se tramitaron 58.241 ese año, pero ha sido 2012 cuando la ciudadanía ha dicho basta.

Anuncios