CiU: Estado propio o el cuento para tapar el peor gobierno

La gestión económica de Mas ofrece un balance peor que el del tripartito: Las principales magnitudes macroeconómicas sitúan al líder de CiU como uno de los peores presidentes de la Generalidad, incapaz de hacer frente a la crisis: Dramático aumento del paro, destrucción de empresas, caída del consumo, una deuda desorbitada, el resto de España salva la balanza comercial, una tasa de pobreza por encima de la media nacional…

Maite Molina en La Voz de Bcn> 22/11/2012 

Durante la campaña de las elecciones autonómicas de 2010, el entonces candidato de CiU a la Presidencia de la Generalidad, Artur Mas, fue especialmente duro con la gestión económica que el tripartito había llevado a cabo al frente del Gobierno autonómico, y no le faltaba razón, pues fue una de las más deficientes desde la recuperación de la democracia.

Este domingo, Mas se presenta a la reelección después de haber presidido durante casi dos años la Generalidad. Es hora de hacer balance de sus políticas. Para ello, la mejor fórmula es recordar las cifras de algunos de los principales indicadores macroeconómicos de finales de 2010, cuando el líder nacionalista tomó posesión de su cargo, y compararlas con las actuales.

Dramático aumento del paro: Si se analizan los datos del desempleo, la conclusión no puede ser más negativa. Según la Encuesta de Población Activa (EPA), el cuarto trimestre de 2010 se cerró con 686.800 parados en Cataluña, mientras que el tercer trimestre de 2012 esa cifra se ha elevado hasta las 840.400 personas, un 22,4% más. Esto supone que la tasa de paro ha pasado, durante el mandato de Mas, del 18% al 22,6%.

Los datos de paro registrado en el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, como no podía ser de otra forma, confirman los anteriores. En diciembre de 2010 había 562.673 inscritas en las oficinas de empleo de Cataluña; en octubre de 2012 son 646.306 (un 14,9% más).

A pesar de ese incremento, durante este período ha habido un fuerte descenso del número de beneficiarios de prestaciones por desempleo en Cataluña, pasando de 463.600 (diciembre de 2010) a 409.000 (septiembre de 2012), lo que implica una importante aumento de las personas que están paro y que no reciben el subsidio.

En esta línea, el número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social en Cataluña ha disminuido un 4,1% durante el Gobierno autonómico de CiU, desde los 3.086.563 afiliados en diciembre de 2010, a los 2.959.992 en septiembre de este año.

Destrucción de empresas: Uno de los mayores fracasos de la gestión de Mas al frente de la Generalidad se ha producido en el ámbito económico. En menos de dos años, el número de empresas inscritas en la Seguridad Social en Cataluña ha pasado de 227.921 (diciembre de 2010) a 216.816 (octubre de 2012). Lo que supone una destrucción de 11.105 empresas, el 4,9% de las que había cuando se marchó el tripartito.

También han empeorado las expectativas empresariales. A finales de 2010, la previsión de los empresarios sobre la variación de efectivos laborales en Cataluña a un año vista era de un aumento del 0,4%. En el segundo trimestre de 2012, la previsión es de una reducción del 0,7%.

Caída del consumo: El presidente de la Generalidad, ahora candidato de CiU a la reelección, ha sido incapaz de hacer frente a la caída de la actividad económica. Como muestra de la evolución del consumo un buen referente es la evolución de las matriculaciones de vehículos en Cataluña. Entre enero y octubre de 2012 se matricularon 179.521 vehículos en esta Comunidad; durante el mismo período de este año, esta cifra ha descendido hasta los 129.501.

La situación económica ha obligado a muchos ciudadanos de Cataluña a emigrar al extranjero. En diciembre de 2010 había 135.744 catalanes residiendo en el extranjero, según datos del CERA. Una cifra que se eleva a 156.112 en octubre de 2012.

Una deuda desorbitada: La gestión de las cuentas públicas por parte de Mas tampoco puede recibir un aprobado. A pesar de los recortes aplicados, especialmente dolorosos en el ámbito de la sanidad y la educación (y manteniendo activa una importante red de subvenciones por motivos identitarios), la deuda de la Generalidad ha alcanzado niveles desorbitados, siendo la mayor de todas las CCAA con diferencia, tanto en valores absolutos como relativos.

El dirigente nacionalista recibió una deuda de 34.697 millones de euros, el 17,8% del PIB regional. Mientras que la Generalidad ha cerrado el segundo trimestre de este año con un pasivo de 43.954 millones de euros, el 22% del PIB. En menos de dos años, el Ejecutivo autonómico presidido por CiU ha incrementado la deuda autonómica en un 26,7%, es decir, ha aumentado sus obligaciones financieras a un ritmo de más de 500 millones de euros mensuales.

Como aspecto positivo, en cambio, ha logrado reducir ligeramente la deuda de las empresas de la Generalidad, que ha pasado de 6.434 millones de euros, a finales de 2010, a 6.365 millones a mitad de este año.

El déficit tampoco se puede incluir en el haber de Mas. El año 2010, el último del tripartito, se registró un déficit del 4,22% del PIB de Cataluña. Mientras que en 2011, este fue de 7.446 millones de euros, un 3,66% del PIB, casi el triple de los objetivos fijados por el Consejo de Política Fiscal y Financiera para ese año.

El resto de España salva la balanza comercial: Hay que destacar el buen funcionamiento del turismo. Entre enero y septiembre de 2010, 10.754.110 turistas extranjeros visitaron Cataluña, mientras que durante el mismo período de 2012 la cifra ha ascendido a 11.912.003, un 10,8% más.

En cambio, el aumento de las exportaciones de bienes al extranjero, que han pasado de 48.866 millones en 2010 a 55.525 millones en 2011, no ha sido suficiente para compensar el déficit de la balanza comercial exterior, debido a que las importaciones también han aumentado en ese período, de 67.296 a 70.850 millones, lo que supone un desequilibrio de 15.325 millones de euros.

Curiosamente, en pleno proyecto secesionista de Mas, es el mercado interior, con el resto de España, el que sigue compensando ese déficit, puesto que la balanza comercial con el resto de CCAA ha reflejado un saldo positivo para Cataluña de 22.684 millones en 2011, una cifra casi idéntica a la del año anterior.

Una tasa de pobreza por encima de la media nacional: Por último, la tasa de pobreza en Cataluña se ha situado en el 29,5%, por encima de la media nacional, que es del 26,7%, y ocho puntos más que la media europea, establecida en el 21,6%.

Así las cosas, las expectativas generadas hace dos años con la llegada de Mas al frente de la Generalidad, especialmente en lo relativo a la gestión económica, no parecen haberse visto cumplidas. La crisis internacional fue la excusa de los partidos que formaron el tripartito para explicar sus datos macroeconómicos y desde CiU, entonces, se les acusó de no haber sabido gestionarla. Ahora, con unos datos peores, nadie pide explicaciones a Mas.

Anuncios