Mas echa las culpas a otros y se inventa enemigos…

Rajoy acusa a Mas de jugar con los sentimientos de los ciudadanos y de actuar con frivolidad e irresponsabilidad… Rajoy defiende que “nada va a separar a los catalanes de lo que es suyo” porque “Cataluña es España y España es también de los catalanes”.

Texto de Agencias y Redacción de La Voz de Bcn

Por primera vez, desde que Mariano Rajoy es presidente del Gobierno, el líder del PP entra a responder y criticar la estrategia secesionista emprendida por Artur Mas, presidente autonómico en funciones. Rajoy defiende que “nada va a separar a los catalanes de lo que es suyo” porque “Cataluña es España y España es también de los catalanes”.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha criticado a Artur Mas, presidente autonómico en funciones y candidato de CiU a la reelección, por no querer “dialogar”, por estar alimentando “la división entre catalanes y el resto de los españoles” y por inventarse enemigos para intentar tapar la gestión al frente de la Generalidad durante apenas dos años de gobierno.

Rajoy, en la clausura de la XIX Intermunicipal del PP, que se ha celebrado en Barcelona este sábado, ha aprovechado su discurso para mostrar su opinión al respecto de la situación creada en Cataluña tras el adelanto electoral de Mas. El presidente del PP ha recordado al líder de CiU que él no se saltará la ley porque es su “obligación” cumplirla como “presidente del Gobierno y como demócrata”, en alusión a la amenaza de Mas de convocar un referendo secesionista ilegal.

Durante su parlamento, el presidente del Gobierno ha reconocido que es muy difícil gobernar en la actual situación de crisis económica pero ha señalado que “los buenos gobernantes tienen que asumir sus responsabilidades porque para eso le han dado su confianza los ciudadanos” y ha criticado que Mas, sin citarlo, eche “la culpa de sus problemas a otro”, se invente “enemigos que no lo son” y abdique de “su responsabilidad a la hora de gobernar”.

En este sentido, Rajoy ha acusado a Mas -siempre sin citarlo- que “en lugar de buscar decisiones dialogadas porque había diálogo y se estaban tomando decisiones importantes”, el presidente autonómico exigió un concierto económico para la Generalidad que no cabía en la Constitución, pero como no consiguió “el objetivo”, ahora rompe “la baraja”, cambia el debate y deja de ser la economía lo importante para centrar el debate en “otra cosa”.

Dispuesto “a escuchar, a hablar y a negociar”

El presidente del Gobierno ha insistido en que Mas ha iniciado “la huída hacia ninguna parte”, al finiquitar una legislatura autonómica, la más corta de la historia, “con el objetivo partidista de tener más votos. Eso no es serio”. Sobre todo, lo ha considerado injusto ya que, desde el Gobierno, ha añadido, se ha “ayudado como nunca” a la Generalidad en materia económica “porque estaban haciendo un esfuerzo”.

Aun así, Rajoy ha vuelto a señalar que está dispuesto “a escuchar, a hablar y a negociar”. Ha asegurado que lo estará “siempre”, pero también ha indicado que “es muy difícil dialogar con quien te viene a imponer el todo o la nada. Es muy difícil”. Y ha preguntado:

 “¿Qué haría cualquiera de las personas que está aquí sentado o cualquiera de las otras muchas personas que están en este momento en toda Cataluña o España si alguien entrara en su despacho y le dijera “o se hace esto o, a partir de ahí, yo tomaré las decisiones que me parezcan oportunas”? ¿Qué se puede hacer? Yo ofrecí diálogo e intentar llegar a entendimiento. Eso no era un pacto porque un pacto impuesto es una contradicción en sí mismo y es la negación del diálogo. Yo apuesto por el diálogo pero igual que no quiero imponer mis ideas a nadie no quiero que nadie me imponga las suyas”.

La referencia es a la reunión celebrada en la Moncloa el pasado mes de septiembre entre los dos dirigentes políticos. Desde hace unos días, se ha sabido que Mas le planteó a Rajoy prácticamente un chantaje. Para el presidente del Gobierno está actitud “es preocupante” ya que no es grato “contemplar como un gestor público abdica de ser un buen gobernante” y abandona “las tareas de gobierno por pura estrategia electoral”. “Es muy preocupante”, ha reiterado.

Así ha resumido el presidente del Gobierno la situación actual en Cataluña, en plena precampaña, a menos de un mes de las elecciones autonómicas:

 “Ahora estamos perdiendo el tiempo con elecciones, discusiones. Y es preocupante que un líder político juegue con los sentimientos de los ciudadanos y anuncia que dedicará toda una legislatura [autonómica], la próxima, a arrastrar a 7.500.000 de ciudadanos a un dilema imposible. Es muy preocupante porque ese es el programa de algunos para la próxima legislatura [autonómica]. Y, sobre todo, es muy triste que quien dice ser un servidor público proclame que se saltará la ley a la torera. Y que, no contento con eso, sustituirá sus obligaciones a los ciudadanos por misiones quijotescas que conducirían a Cataluña y los catalanes en una dirección contraria al curso de la historia”.

Rajoy ha recordado que “caminamos hacia una Europa sin barreras” por lo que no cree “viable” levantar nuevas fronteras en la Unión Europea. ”¿Alguien puede decir, sin engañar a los demás, que la huida hacia la nada lleva a alguna parte? ¿Alguien puede aceptar un órdago que empobrecería a miles de compatriotas? […] Yo pensaba, y esto es duro, que los tiempos de frivolidad, levedad e irresponsabilidad se habían superado pero parece que no. Todo indica que hay alguno que sigue en esta estela. Lo único que puedo deciros […] es que yo no me voy a saltar la ley. Yo cumpliré la ley porque es mi obligación como presidente del Gobierno y como demócrata. […] Al defender la ley defiendo las libertades de los catalanes y la seguridad y estabilidad de Cataluña. Eso es lo que se hace al defender la ley”, ha advertido.

 “Ingeniería de los sentimientos ajenos”

Finalmente, Rajoy ha apostado por el buen entendimiento entre los ciudadanos de Cataluña y los del resto de España. Ha negado que existan “supuestas desafecciones” y “cansancios”, y también “faltas de entendimiento o de reconocimiento” entre ciudadanos de la Comunidad y el resto del país. “Es falso”, ha asegurado. Y ha añadido: “Frente a esa ingeniería que se hace de los sentimientos ajenos. Dejadme que os diga una cosa muy clara, los españoles nos sentimos orgullosos de Cataluña. La historia, las tradiciones y la forma de ser de los catalanes y Cataluña son un patrimonio de valor incalculable para toda España”.

El presidente del Gobierno no ha querido dejar lugar a dudas. “Como somos españoles, nada catalán nos es ajeno. Nos preocupan sus problemas y dificultades. Hacemos nuestras sus esperanzas y aspiraciones. Y admiramos su ejemplo de pujanza y superación, su espíritu de acogida y carácter solidario. Todo eso no es como algunos le llaman desafección, es un sentimiento de afecto y un vínculo irrompible de admiración y orgullo“, ha remarcado.

Y ha hecho un alegato en defensa de la España plural: “En España a ninguno se nos pide que renunciemos a lo que somos, porque las identidades enriquecen y se suman, y no se excluyen. Y uno puede ser catalán y español o gallego y español de un modo espontáneo y natural. Además lo puede sentir en la lengua que quiera, porque ser bilingüe es ser doblemente afortunado“.

Rajoy se ha situado frente a los que quieran “alimentar la división entre catalanes y el resto de los españoles” pensando que eso será “la panacea para crear empleo” y que con la fractura en la sociedad se podrán “pagar nóminas y facturas”. Y ha asegurado que “no va a haber ni fracturas ni divisiones ni peleas. Nada va a separar a los catalanes de lo que es suyo. Cataluña es España y España es también de los catalanes”.

Rajoy, en clave electoral; Mas le pide respeto

Antes de finalizar, Rajoy, ya en clave electoral del 25N, ha elogiado el trabajo realizado en los dos últimos años por Alicia Sánchez-Camacho, candidata del PP catalán, y por los populares de la Comunidad que ha calificado como la “referencia de moderación, de espíritu constructivo y concordia en el corazón de esta sociedad”.

Para el presidente del Gobierno, las elecciones autonómicas del próximo mes “no son como las demás” ya que “los ciudadanos catalanes no solo se juegan quién se va a encargar de administrar el día a día, quién va a recaudar los impuestos autonómicos, quien va a gestionar sus servicios públicos [sino también, está en juego] buena parte de su patrimonio más querido”.

El líder del PP ha criticado que, con la cita electoral, Mas esté obligando a los ciudadanos a tener que decidir “si renuncian a una Cataluña española y europea” y que “en un solo día” tengan que poner en tela de juicio “una identidad de siglos y afectos compartidos entre personas”. Y ha añadido que los ciudadanos de Cataluña “no se merecen lo que algunos quieren sembrar”, que es “la discordia, las discusiones incomprensibles entre compañeros de trabajo, los enfrentamientos entre asociaciones y las peleas entre amigos de siempre, y que los socios hasta de un club de fútbol estén de acuerdo o en desacuerdo con su presidente”.

Por su parte, Mas ha instado a Rajoy, también en un acto celebrado este sábado, a que a partir de las próximas elecciones autonómicas “escuche y respete la voluntad del pueblo de Cataluña”. Desde Gerona, el líder de CiU ha criticado al presidente del Gobierno por pedir diálogo: ”Ahora parece que se están cogiendo a esta línea de que hay que dialogar más, pues bienvenida sea esta línea… qué lástima que no se haya producido antes, pues lo habíamos reclamado durante mucho tiempo”.

Anuncios