Sobre las próximas entradas en INICIO del Blog:

Hubo un tiempo en el que decenas, cientos de miles de ciudadanos se enfrentaban a la dictadura franquista para reclamar que España fuese un país  democrático, lo que en Cataluña  se traducía en el famoso lema LIBRERTAD, AMNISTÍA Y “ESTATÚ D’AUTONOMÍA”.

Así era como muchos pronunciábamos la frase en reclamación de libertades para todos los catalanes y no solamente para los catalanes nacionalistas y para la camaleónica burguesía transitada en pleno del franquismo al nuevo nacionalismo catalanista.

Eran las DIADAS de las carreras delante de la policía de aquel regimen cuando aún no sabíamos que la derecha del nacionalismo excluyente nos utilizaba para luchas que ellos no eran capaces de protagonizar y cuando aún no podíamos ni adivinar la gran traición de las entonces decentes izquierdas que luego pasaron a integrarse con lo peorcito del nacionalismo y al servicio de las trescientas familias que desde siglos tienen a Cataluña como su particular cortijo.

Y ahora, cuando los nacionalistas titulares, sus serviles social nacionalistas y nacional comunistas, los soberanistas varios, independentistas de todo pelaje y demás componentes del nuevo régimen, están perpetrando la diada más xenófoba y fomentando el odio y la insolidaridad contra la España constitucional de la que formamos parte, para taparse todas sus vergüenzas del desastre económico en el que nos han metido, ahora decimos, vamos a  dedicar durante los próximos días una serie de artículos y denuncias para recordarles aquello de que se puede engañar a unos pocos durante mucho tiempo o engañar a muchos durante poco tiempo pero que no nos van a engañar a todos durante todo el tiempo y para advertirles que, por mucho que manipulen las cifras de sus celebraciones con la complicidad de la prensa y la miserable sociedad civil subvencionadas así como con la impúdica exhibición de sus bases estabuladas, la realidad es que una inmensa mayoría de catalanes no arrastraremos nuestra dignidad por el cinismo, la insolidaridad y la xenofobia de esa inmensa mentira en la que han convertido todos los 11 de Septiembre.

Anuncios