Después de leer Sumar y no Restar, de Mercè Vilarrubias…

 (Montesinos, 2012) uno se queda con esa impresión: la inmersión lingüística obligatoria en catalán tiene los días contados. Quizá el próximo curso será el último con la ILO en su formato actual. Vamos a ver una reformulación de la enseñanza de las lenguas en la escuela catalana…

 Jesús Royo Arpón.

Es inevitable, está cantado. La ILO no es sostenible. No es sostenible, y tampoco se sostiene: ni pedagógicamente, ni socialmente, ni políticamente. Ni siquiera como defensa de la lengua catalana: a las lenguas les sienta mejor la libertad que la imposición. Olviden lo de la línea roja, olviden lo de “ni un paso atrás” y el “no serem moguts”. De repente la ILO se ha quedado sin razones, sin justificación ninguna. Y empieza a ser vista más como una rémora que como una ventaja: una cosa sucia de la que avergonzarse, un descrédito de Cataluña y de la propia lengua catalana.

El libro que comento y que se presentará oficialmente el 12 de junio (el 19 de junio en Ágora Socialista) es de una contundencia absoluta. Pero no contundencia por la cantidad de calificativos (o mejor, descalificativos), improperios y epítetos que los contrarios a la inmersión solemos dedicarle, no. Es un libro pausado y ecuánime, como suele ser la prosa británica, o más concretamente la prosa académica británica. Lo cual no impide que en ocasiones aflore una ironía mucho más eficaz que todos los vituperios. Valga un ejemplo: cuando la Defensora del Pueblo fue calificada de “falangista” por Josep Huguet (ERC), porque proponía la libre elección de lengua en la escuela, la autora comenta: “no soy historiadora, pero sé que la Falange y todas las formas de fascismo están muy lejos de creer que los ciudadanos deben ser libres para escoger”.Eso en tenis se llama una dejada en la red.

No es un libro militante. Mercè Vilarrubias, catedrática de inglés en la Escuela Oficial de Idiomas, adopta el punto de vista escéptico y aséptico del científico. Chequea la ILO sin pasión, profesionalmente, como el ingeniero que realiza un control de calidad, como el médico que pasa un escáner. Todos los profesores hemos tenido en algún momento la sensación de que la inmersión no nos cuadraba, de que fallaba por algún lado. Vilarrubias sigue el hilo de esa perplejidad, y concluye que la inmersión no cuadra por ningún lado. En los seis capítulos de libro intenta poner negro sobre blanco las bases de la ILO, esas bases que siempre se nos venden como indudables, absolutas y clamorosamente aceptadas por todos. Lo hace en forma de preguntas, pedagógicamente: 1.- ¿Existe un amplísimo consenso acerca del sistema de inmersión? 2.- ¿Los alumnos logran una competencia alta en ambas lenguas oficiales? 3.- ¿Estudiar en lengua materna no es importante ni necesario? 4.- ¿Tener una doble red de escuelas supondría segregar a los alumnos? 5.- ¿La ILO garantiza la cohesión social en Cataluña? y 6.- ¿Presentar alternativas al modelo de ILO implica, necesariamente, ser facha y anti catalán?

Y el escáner resulta devastador. El sistema de inmersión es claramente insuficiente, no resiste un análisis mínimamente serio, está lleno de agujeros por todas partes. La única bondad que tiene es que la sociedad catalana cree que es bueno: o sea, pura tautología, mitos nacionales injustificados, mantras repetitivos a porrillo. Para empezar, el consenso amplísimo sobre la inmersión solo lo es entre los políticos -los adictos al mantra-, porque las encuestas parecen decir que una parte significativa de población preferiría poder escoger la lengua escolar, y que ambas lenguas fueran vehiculares. La competencia alta en las dos lenguas oficiales no está garantizada, ni mucho menos, para el castellano: como demostración, la reciente prueba de final de primaria, sonrojante. La Unesco sigue diciendo que la lengua materna siempre debe ser la opción primera: la inmersión en otra lengua solo puede ser una opción voluntaria. ¿Segregar por lengua? “Segregar” solo tiene sentido si es algo obligatorio, contra la voluntad de la gente. Si existen opciones diversas, no hay segregación, sino elección. Y finalmente, que la ILO garantice la cohesión social es otro mito: lo que sí es factor de cohesión es la calidad y la equidad de la enseñanza. Muchos recordamos, y al hacerlo nos sube un sabor agrio a la boca, que los teóricos de la ILO siempre prefirieron la catalanidad a la calidad. Y así nos ha ido.

Lean el libro, y subráyenlo a placer. Sientan el subidón del pensamiento libre. Sientan el gustazo de desmontar los mitos nacionales, los idola tribus. Y prepárense a una escuela catalana realmente normal, sin ILO. Se adivina, está al caer. Quizás a la vuelta de la crisis.

Anuncios

2 pensamientos en “Después de leer Sumar y no Restar, de Mercè Vilarrubias…”

  1. Magnifiques reflexions d´una caparruda realitat, que per molt que vostè i la seva amiga vulguin negar, és la que és.
    Precisament per això que vostè exposa i moltes altres raons, la ciutadania catalana ha decidit prendre el camí del mig, però no s´esveri, no salti d´alegria, doncs aquest expressió catalana no té res a veure amb “la tercera via”, nooooo!, vol dir que n´estem farts de menysteniment i d´abaixar el cap davant una anomalia política i social com l´estado español, que es permet ofegar cultural, social, política i econòmicament tota una comunitat de persones de diverses tendències de pensament, però que finalment conformen una realitat com la catalana, perquè sap una cosa? SOM UN SOL POBLE i això els costa molt de païr, tant a vostè, com a la seva amiga, com també a tots els amics de la seva amiga, però aquesta és la caparruda realitat de la que li parlava.
    Segueixi amb la brillantor d´aquesta ploma que usa, doncs els mots i la composició són de primer ordre, però cauen en la més absoluta mediocritat quan expressa odi? incomprensió? desconeixement? malvolença? o senzillament menyspreu? cap als meus conciutadans i jo mateix.

  2. Estimulante reseña, Jesús. Realmente me ha dado ganas de leer el libro. Mi hijo pequeño (aún no hace los 3 años) tiene algunos problemas en el lenguaje y, dado que su lengua materna y todo su entorno son castellanohablantes, me preocupa la idea de que al comenzar la escuela, el próximo septiembre, tenga que adaptarse a un idioma que conoce poco. ¿Qué sugieres hacer en casos como este?

Los comentarios están cerrados.